Tu primera visita sin coste en Minifiv
icon phone

900 053 653

ES
Consejos y recomendaciones 20 May 2015 | By Minifiv

5 consejos para las embarazadas en el verano

Las mujeres embarazadas deben tener en cuenta determinadas precauciones durante los meses de verano. Consulta nuestras recomendaciones.

Protégete del sol

El cloasma o “paño facial de embarazada”, como popularmente es conocido, supone una hiperpigmentación de la piel en zonas de exposición solar debido al aumento hormonal. Por eso, aunque siempre es importante llevar una alta protección facial, durante el embarazo es obligatorio si no se quiere dejar la cara cubierta de manchas oscuras para siempre.

Refréscate en la playa o en la piscina

Bañarse no supone ningún riesgo en caso de llevar un embarazo normal, ya que el tapón mucoso que se forma en el cuello uterino cuando la mujer se queda embarazada evita las infecciones del feto por la subida de gérmenes. Sin embargo, en determinadas situaciones está desaconsejado bañarse: si se tiene rotura de la bolsa de las aguas, por acortamiento del cuello del útero, en caso de sangrado genital, o por infecciones genitales de repetición.

Ojo con las calorías

Respecto a la alimentación para gestantes, con la llegada del calor aumenta la ingesta de bebidas calóricas y de alimentos con elevado contenido en hidratos de carbono (helados, granizados). Éstos provocan un aumento de peso que puede ser peligroso en mujeres con factores de riesgo como diabetes gestacional, hipertensión y obesidad.

No te quedes en casa

Hasta el séptimo mes, si se ha llevado un embarazo normal, se puede disfrutar de los viajes en avión sin olvidar que en vuelos de más de tres horas es necesario mover las piernas para no incrementar el riesgo de trombosis, y lo mismo ocurre con viajes largos en coche.  Ahora bien, los dos últimos meses de embarazo no es aconsejable viajar en avión por la posibilidad de parto prematuro, y además, muchas compañías aéreas a partir del octavo mes de embarazo exigen un certificado médico para poder volar.

Hidrátate

Es importante aumentar el consumo de agua durante los meses de verano. Las embarazadas, además, acusan más el calor y se sienten más molestas con las altas temperaturas. Recuerda beber un mínimo de 2 litros de agua al día. Te irá bien estar hidratada.

Nutrición y Fertilidad