icon phone

900 053 653

ES
Consejos y recomendaciones 21 Nov 2018 | By Minifiv

¿Qué es la beta-espera?

La beta-espera es el periodo de tiempo que pasa entre la transferencia embrionaria y la realización del test de embarazo que determinará si el tratamiento de fecundación in vitro ha tenido éxito.

También hablamos de beta-espera en un proceso de inseminación artificial. En este caso comprende desde la introducción de la muestra seminal hasta la prueba de embarazo. La duración de la beta-espera varía entre 12 y 18 días y es un momento de muchos nervios, marcado por la incertidumbre y la ansiedad de conocer el resultado del test.

El nombre de beta-espera se acuña debido a la hormona que detectan los test de embarazo: la beta-hCG. Se trata de una hormona que libera el embrión desde el momento de la implantación en el útero, es decir, desde el momento en que se da por iniciado el embarazo.

El test de embarazo

Antes de explicar más detalles sobre la beta-espera y los test de embarazo, es importante diferenciar los dos tipos de test gestacional que existen:

  • Test de orina. Analiza la hormona beta-hCG en la orina. Generalmente son cualitativos, es decir, el resultado es un SÍ o un NO. Se conoce comúnmente como el “test del palito” y lo venden en las farmacias y parafarmacias.
  • Test de sangre. Analiza la concentración de hormona beta-hCG en el suero sanguíneo de la futura mamá. Habitualmente, este tipo de pruebas dan un valor exacto de la hormona, aunque también existen los test sanguíneos cualitativos cuyo resultado es igual al del test de orina pero algo más preciso.

El test de embarazo en orina se recomienda hacer con el primer “pipi” de la mañana para que el resultado sea más fiable. En el caso de la prueba de embarazo en sangre, se puede hacer en cualquier momento del día y no es necesario estar en ayunas.

¿Por qué hay que esperar para hacer la prueba de embarazo?

Tras la inseminación o la transferencia, lo perfecto sería poder saber inmediatamente si hay o no embarazo. Sin embargo, es necesario esperar aproximadamente unas dos semanas a que el nivel de hormona beta-hCG en la orina o la sangre de la futura mamá sea suficientemente alto para que pueda detectarse en el test.Si hacemos el test antes de tiempo, aumentamos la posibilidad de obtener un resultado erróneo, es decir, los llamados “falsos negativos” y “falsos positivos”.

  • Falso negativo: se obtiene cuando el test de embarazo da negativo a pesar de haber embarazo. El problema o error se produce porque el valor de hormona beta-hCG está por debajo del límite de detección del test. Esto es lo que puede ocurrir cuando hacemos el test de embarazo demasiado pronto.
  • Falso positivo: ocurre cuando el test de embarazo es positivo pero no ha habido implantación embrionaria. La principal causa es la medicación dada para desencadenar la ovulación, que generalmente es también hCG pero recombinante. Se produce cuando hacemos el test en días cercanos a la inseminación o transferencia, cuando todavía pueden quedar restos de medicación. Es poco común obtener este tipo de resultados pero puede ocurrir.

No debemos confundir los falsos positivos con los embarazos bioquímicos. Cuando ocurre un embarazo bioquímico, el resultado del test es real, ya que ha habido implantación. Sin embarazo, muy poco después de implantar, el embrión detiene su desarrollo en un estadío muy temprano y, por eso, el embarazo no evoluciona. Al haber habido implantación, hay hormona beta-hCG pero ésta es muy baja debido a la muerte del embrión.

Cuando hay un embarazo bioquímico y el test se hace en orina, podemos encontrarnos ante un falso negativo. En este caso, el test es negativo por el bajo valor de hormona beta-hCG, pero sí hay liberación de la misma porque la implantación ha ocurrido. Debido a estos posibles errores de interpretación del test de embarazo, desde Minifiv recomendamos hacer la prueba cuantitativa en sangre y siempre en la fecha indicada. Así que, futuros papás y mamás, mucha paciencia y ánimo en vuestra beta-espera.

New call-to-action