Primera visita está incluida en tu tratamiento
icon phone

900 053 653

ES
Infertilidad 14 Jun 2018 | By Minifiv

¿Depresión por la infertilidad? Combátela

La infertilidad es una problema que no solo afecta de forma física sino también a la salud emocional. Ansiedad, frustración, culpabilidad, incertidumbre o preocupación son algunos de los principales sentimientos que experimentan las mujeres y parejas cuando se enfrentan a algún problema de fertilidad que les impide lograr su sueño de tener un hijo.

En numerosas ocasiones, la combinación de estos sentimientos lleva a los pacientes a subirse a una montaña rusa emocional que puede acabar en depresión o periodos de inestabilidad emocional difíciles de sobrellevar. En Minifiv creemos que es fundamental asumir y asimilar la infertilidad antes de iniciar el tratamiento y, proceder a ello, solo cuando se esté con la actitud e ilusión necesarias para buscar el embarazo. Por ello, disponemos de asesoramiento psicológico especializado de la mano de MªÁngeles Urrea Rodríguez.

Acompañamiento Emocional

El apoyo y acompañamiento de especialistas en fertilidad y reproducción asistida es fundamental en cada una de las etapas del camino hacia la maternidad, no solo inicialmente sino también durante el tratamiento y, posteriormente, a lo largo del embarazo. Para poder sobrellevar este camino, que en algunas ocasiones puede ser largo, es imprescindible ir paso a paso, superando cada etapa de la carrera hasta llegar a la meta: el nacimiento de nuestro bebé.

Entender y asumir la infertilidad

Cuando una pareja es diagnosticada de incapacidad para concebir de forma natural, el primer paso es entender qué es esto de la infertilidad. Debemos hacer un proceso de comprensión y asumir el problema. Esto es lo que muchos conocen como “duelo por infertilidad” o “duelo por ausencia de embarazo”, un duelo que hay que pasar sin llegar a la desesperación ni a la depresión. Enfado, frustración, vacío e impotencia suelen ser los primeros sentimientos ante el diagnóstico. Les siguen la culpabilidad, el miedo y la preocupación. Para superar estos sentimientos y acortar el duelo debemos tener siempre presente la siguiente idea: un problema que tiene solución no es un problema, por tanto, luchemos por encontrarla. También cuando una mujer decide ser madre soltera por elección o cuando una pareja lesbiana busca ampliar su familia, deben afrontar la necesidad de ayuda, especialmente en lo relativo a la donación de esperma. En cualquiera de los casos, debemos ser capaces de superar los miedos, dejar las preocupaciones a un lado y emprender el viaje con optimismo. 

Enfrentarse al tratamiento de reproducción asistida

Aunque puede parecer que lo más complicado es asumir el problema, buscar soluciones también genera estrés, ansiedad y sentimientos nuevos. Tenemos que ser capaces de reunir las fuerzas necesarias para escalar esta etapa del camino. Debemos ser conscientes de la posibilidad de encontrar baches y ser fuertes para superarlos. En este punto es crucial la ayuda psicológica además de encontrar métodos de relajación como el deporte o la meditación con el objetivo de reducir el estrés y que el organismo sea capaz de sobrellevar el tratamiento de la mejor manera. La técnica de miniFIV es una alternativa a la fecundación in vitro convencional que utiliza dosis suaves de medicación hormonal, lo cual reduce los efectos secundarios, disminuye la duración del tratamiento y reduce costes. Todo esto permite disminuir el estrés y las preocupaciones asociadas a la reproducción asistida y, por tanto, facilita el viaje a los futuros padres y madres. 

Espera de resultados y embarazo

Tras la aplicación del tratamiento, parece que esté todo hecho, pero todavía queda un último escalón: el resultado. La espera del resultado es una etapa llena de nerviosismo y ansiedad. Si éste es negativo, vuelven a resurgir los sentimientos negativos. Aquí, volvemos a recalcar una frase: las cosas que queremos mucho no siempre llegan a la primera, pero, al final, si luchamos por ello con esfuerzo, llegan. Si, por el contrario, el resultado de la prueba de embarazo es positivo, la alegría y euforia es inmensa, pero debemos tener en cuenta que el viaje no ha acabado. Ahora empieza la etapa final: los meses de gestación. Durante este último periodo, también puede ser necesario el acompañamiento emocional, pues el embarazo es una situación hormonalmente especial cargada de numerosos cambios y sensaciones nuevas. Desde Minifiv queremos mandaros todos el ánimo y apoyo necesarios para asumir los diferentes problemas de fertilidad y afrontar la necesidad de un tratamiento reproductivo. Queremos acompañaros en vuestra lucha para que logremos vencer la infertilidad y alcancemos juntos el sueño de un bebé sano en casa.

New call-to-action