Nuevo Estudio de Fertilidad Minifiv
icon phone 900 053 653
ES
Consejos y recomendaciones 26 May 2017 | By

¿Cómo puedo ser madre soltera?

Son muchas las mujeres que quieren tener hijos pero no tienen pareja masculina para poder cumplir su sueño. Sin embargo, la reproducción asistida les ofrece un camino alternativo: la donación de semen.

Gracias a los tratamientos reproductivos con esperma de un donante anónimo, cada vez son más las mujeres que cumplen su deseo de ser madres solteras y formar una familia monoparental. En este artículo hablaremos de las distintas opciones que existen.

La donación de semen

Para lograr el embarazo, es necesario que un óvulo y un espermatozoide se fusionen, den lugar a un embrión y éste logre implantar en el útero femenino. Tras unos 9 meses de desarrollo en el vientre materno, se producirá el parto y el nacimiento del bebé. Los avances en medicina reproductiva han permitido romper barreras y han dado paso a nuevos modelos de familia como es el caso de las madres solteras por elección. La donación de esperma consiste en utilizar espermatozoides que un chico joven y sano ha decidido donar a una mujer (o pareja) para que pueda cumplir su sueño de tener un hijo.

Así, se escoge un donante compatible con la futura madre y se aplica un tratamiento de reproducción asistida empleando sus espermatozoides. Los óvulos que se utilizan proceden de la futura madre, aunque también es posible recurrir a la donación de óvulos.

Es importante recordar que la legislación española solo permite la donación anónima y, por ello, son los profesionales de la clínica los encargados de hacer la elección. En Minifiv contamos con un equipo de especialistas dedicados a buscar al donante óptimo para cada mujer, afinando al máximo la similitud de cualidades físicas e inmunológicas

Las técnicas principales que pueden aplicarse son básicamente dos:

La elección de una u otra técnica dependerá de la fertilidad y las condiciones reproductivas de la mujer.

Hijo resultado de la donación del semen

Inseminación artificial

La inseminación artificial de donante, conocida como IAD, es la opción más sencilla y la de menor precio. Además, es la que más se acerca al proceso fisiológico y, por ello, será la primera alternativa a considerar por aquellas mujeres que desean ser madres solteras. Consiste simplemente en introducir una pequeña cantidad (0.5 ml) de esperma en el útero de la mujer a la espera de que al menos uno de los espermatozoides que contiene la muestra seminal sea capaz de llegar hasta el óvulo y fecundarlo.

Para llevar a cabo esta técnica no se requiere anestesia, ni quirófano ni grandes instrumentos. Únicamente se estudia el ciclo menstrual para determinar el momento de la ovulación, es decir, el momento en que el óvulo sale del ovario y llega a las trompas de Falopio, donde espera unas 24 horas a ser fecundado. Si queremos aumentar las posibilidades de éxito, también podemos usar medicación para estimular el ovario y así conseguir el desarrollo de más de un óvulo.

Durante el proceso, es fundamental controlar el crecimiento de los folículos mediante ecografía para poder depositar el semen en el momento oportuno. Así, aumentamos la probabilidad de embarazo.

Fecundación in vitro

Para poder llevar a cabo la inseminación artificial con probabilidad de éxito es necesario que la mujer tenga sus trompas permeables, es decir, permitan el paso de los espermatozoides a su través. Cuando estas condición no se cumplen, debemos recurrir a la FIV, una técnica más compleja pero con mayores garantías en los casos más complejos.

La fecundación in vitro o FIV consiste en extraer los óvulos de la futura madre, fusionarlos en el laboratorio con los espermatozoides del donante anónimo y, posteriormente, transferir los embriones al útero materno. Tras esto, los embriones implantarán e iniciarán su desarrollo hasta el momento del parto.

Para aumentar la probabilidad de embarazo, la mujer recibe un tratamiento de estimulación ovárica con bajas dosis de medicación hormonal antes de la extracción de los óvulos. La intervención para obtener los óvulos se conoce como punción folicular. Es una operación sencilla pero se realiza bajo anestesia suave o sedación para evitar las molestias del procedimiento.

Madre soltera resultado de un tratamiento de Fecundación In Vitro

Diferencias entre la inseminación artificial y la FIV

Como hemos visto, la inseminación artificial es una técnica de baja complejidad en comparación con la fecundación in vitro. Sin embargo, existen situaciones en las que no es posible aplicarla.

Elegir entre una u otra opción no siempre es fácil, pues son varias los aspectos que las diferencian. Algunos de los más destacados son:

  • Naturalidad: la inseminación artificial se acerca más al proceso natural de fecundación.
  • Anestesia y quirófano: la FIV requiere de una intervención quirúrgica realizada bajo anestesia.
  • Medicación: aunque ambos tratamientos pueden llevarse a cabo aprovechando el ciclo natural de la mujer, esto es más común en inseminación artificial. Por otra parte, a pesar de que en Minifiv la estimulación ovárica siempre es suave, en FIV suelen darse dosis más altas de medicación que en inseminación artificial.
  • Donación de óvulos: aunque lo preferible es que sea la mujer la que aporte los óvulos, si esto no es posible, se deberá recurrir necesariamente a la FIV, pues la inseminación artificial no permite el uso de óvulos de donante porque la fecundación se produce en el organismo de la futura madre.

Éstas son algunas de las diferencias existentes entre los dos tratamientos de reproducción asistida que más comúnmente se aplican a mujeres solteras con deseo de maternidad.

En cualquier caso, en Minifiv nos basamos en la naturalidad y personalización de los tratamientos. Por ello, realizamos una detallada valoración de cada caso para recomendarte el camino que más fácilmente te ayude a alcanzar tu sueño: ser madre. 

Tratamientos Fertilidad Minifiv