Nuevo Estudio de Fertilidad Minifiv
icon phone 900 053 653
ES
Infertilidad 26 Feb 2014 | By Minifiv

Complicaciones en los tratamientos de reproducción asistida

La mejora en las técnicas de reproducción asistida y en los cuidados anestésicos y quirúrgicos ha permitido reducir las complicaciones asociadas a estos tratamientos por debajo del 1 %.

Por tanto, muy pocas pacientes sometidas a una estimulación ovárica con fines reproductivos presentará un cuadro grave que requiera ingreso hospitalario, lo que convierte a la inseminación y a la fecundación in vitro en tratamientos no solo eficaces sino también seguros.

Aún así, el último Registro publicado por la Sociedad Española de Fertilidad recoge más de 180 casos de hiperestimulación ovárica asociados a los ciclos de FIV y varios ingresos por hemorragia. Estos riesgos, aunque poco frecuentes y normalmente autolimitados, deben explicarse a las parejas antes de iniciar el tratamiento para que sean conscientes de las posibles complicaciones asociadas al tratamiento que van a realizar.

El síndrome de hiperestimulación ovárica (SHO) es un cuadro íntimamente ligado a los tratamientos de reproducción asistida. Se caracteriza por una respuesta exagerada de los ovarios a la estimulación con gonadotrofinas que se utilizan para conseguir que generen un gran número de ovocitos. Además de las molestias abdominales que provoca el crecimiento de los ovarios, en el SHO se produce una salida de líquido dese el interior de los vasos a las diferentes cavidades del cuerpo: abdomen, pulmón, pericardio, etc., alterando el correcto funcionamiento de estos órganos y aumentando el riesgo de trombosis vascular al concentrarse la sangre que circula por los vasos.
Complicaciones en los tratamientos de reproducción asistida
El SHO es un cuadro autolimitado, que suele desaparecer en los ciclos en los que no se produce el embarazo pero que puede llegar  a ser potencialmente grave en aquellas transferencias embrionarias que sí acaben con gestación. El tratamiento se basa en la ingesta abundante de líquidos y una dieta rica en proteínas que permita que el líquido de las cavidades vuelva al interior de los vasos. En los casos más graves se requiere el ingreso hospitalario para un control estricto de la entrada y salida de líquidos, sueroterapia intravenosa o anticoagulación.
Los factores que aumentan el riesgo de una paciente para sufrir SHO durante su tratamiento son: peso bajo de la paciente, aquellas diagnosticadas de síndrome de ovarios poliquísticos o cuando se utilizan dosis altas de medicación para estimular los ovarios.

Los tratamientos de reproducción asistida con estimulaciones suaves, como el miniFIV, permiten una respuesta moderada de los ovarios, reducen el número de inyecciones y las dosis utilizadas de medicación y se asocian con un riesgo 0 de sufrir el cuadro de hiperestimulación ovárica. Además, al reducirse el tiempo quirúrgico y anestésico, también se reducen al mínimo las posibles complicaciones asociadas a la sedación y al aspirado de los folículos.

Tratamientos Fertilidad Minifiv