Nuevo Estudio de Fertilidad Minifiv
icon phone 900 053 653
ES
Consejos y recomendaciones 03 Jul 2019 | By Minifiv

¿Cuáles son los beneficios del ácido fólico?

La mayoría de mujeres sabemos que debemos empezar a tomar suplementos de ácido fólico cuando decidimos buscar el embarazo o desde el momento en que descubrimos que estamos embarazadas. La mayoría de ginecólogos especialistas en fertilidad y gestación lo recomiendan, pero ¿sabemos realmente qué es y cuáles son sus beneficios.

En el artículo de hoy hablaremos de esta vitamina tan importante para el adecuado desarrollo del feto durante los meses de embarazo y daremos también algunos consejos sobre las dosis y formas de consumo.

¿Qué es el ácido fólico?

El ácido fólico es el gemelo sintético del folato, una forma de vitamina B. De forma genérica, podemos decir que el ácido fólico interviene en la formación de células nuevas, algo que en una mujer embarazada está en el máximo nivel. Por ello, solemos relacionar ambos conceptos. No obstante, no es una vitamina necesaria únicamente durante esta época de la mujer sino que se indica también en casos de cáncer, diabetes, alzheimer  o alteraciones del corazón, entre otras.

Entre los principales beneficios que esta vitamina puede ofrecer al bebé, encontramos la reducción de riesgos como:

  • Defectos del tubo neural como la espína bífida
  • Defectos congénitos del corazón en el feto.
  • Defectos orofaciales.
  • Paladar hendido.
  • Bajo peso al nacer.

También se ha relacionado la ingesta de ácido fólico con la menor probabilidad de aborto involuntario, parto prematuro, preeclampsia, etc.

acido folico embarazo

¿Cómo y desde cuando tomar el ácido fólico?

Cantidad, tiempo y forma de administración del ácido fólico son las tres grandes cuestiones que surgen a una mujer embarazada o en busca del embarazo.

La dosis que suele indicarse es de 400 microgramos al día, es decir, 0.4 mg cada día. Alcanzar esta cantidad únicamente con la alimentación es complicado. Por ello, se recomienda tomar complejos o suplementos vitamínicos cuya cantidad de ácido fólico no exceda la cantidad diaria recomendada.

Tomar dosis mayores no suele derivar en grandes efectos pero siempre se debe consultar a un especialista, ya que un consumo mayor del indicado podría derivar en toxicidad. Generalmente, no se aconseja dosis mayores de 1 mg.

Para que nos hagamos una idea y entendamos la importancia de los suplementos, únicamente el 50% del folato de los alimentos es absorbido por nuestro organismos, mientras que el ácido fólico de los complementos vitamínicos lo absorbemos al 100%. Además, parte del folato de los alimentos puede eliminarse o destruirse con el cocinado y almacenamiento.

En cualquier caso, los alimentos que mayor cantidad de folatos contienen son: levadura de cerveza, soja, fruto secos, verduras de hoja verde como las espinacas, lentejas, hígado o las frutas como naranja, plátano fresas y melón.

En cuanto al tiempo, muchas mujeres empiezan a tomar el ácido fólico una vez logrado el embarazo, a pesar de que lo expertos recomiendan iniciarlo ya durante la búsqueda del mismo. De hecho, se debería consumir entre 1 y 3 meses antes de la concepción y, al menos, durante el primer trimestre de embarazo, aunque en muchas mujeres es conveniente continuar su consumo hasta el parto.

En Minifiv recomendamos el consumo de suplementos vitamínicos de ácido fólico desde el inicio del tratamiento. Además, insistimos en que es fundamental tomarlos siempre con la adecuada supervisión de un especialista para evitar los posibles efectos tóxicos de la sobredosis, no solo del ácido fólico sino del resto de vitaminas adicionales que suelen llevar este tipo de complementos como yodo, hierro o vitamina D.

Nutrición y Fertilidad