Nuevo Estudio de Fertilidad Minifiv
icon phone 900 053 653
ES
Fertilidad 17 Feb 2017 | By Minifiv

¿Cómo afecta el estilo de vida a la fertilidad?

Los casos de infertilidad han aumentado en los últimos años y cada vez son más las parejas con problemas a la hora de buscar el embarazo.

Entre las causas más comunes encontramos el estilo de vida actual, del que hablaremos hoy con detalle.

Edad materna avanzada

La vida reproductiva de la mujer tiene fecha límite, conocida como menopausia.La etapa de mayor fertilidad de una mujer se sitúa entre los 20 y los 30 años, cuando su reserva ovárica (número de óvulos) es elevada. A partir de esta edad, la capacidad reproductiva va disminuyendo progresivamente. Este declive se vuelve más acusado una vez se supera la barrera de los 35 y es especialmente pronunciado a partir de los 40 año. Además, a mayor edad, mayor es la probabilidad de alteraciones cromosómicas en la descendencia tales como el síndrome de Down.Con los años, la probabilidad de embarazo se reduce, no solo por la disminución de los óvulos, sino también por la menor calidad de los mismos.La incorporación de la mujer al mundo laboral y las prioridades de la sociedad actual, entre otras razones, han hecho aumentar la edad a la que las parejas se plantean tener un hijo. En este sentido, existe una discrepancia entre la edad biológicamente ideal para tener un hijo y la edad socialmente establecida para la maternidad.

Estrés

El ritmo de vida de la sociedad de hoy en día genera altos niveles de ansiedad. El estrés que dirige nuestras rutinas diarias puede influir sobre el correcto funcionamiento del organismo. Las alteraciones del sistema endocrino (hormonal) pueden afectar a la fertilidad.Tanto el ciclo ovárico como la espermatogénesis (producción de espermatozoides) están regulados por hormonas. Por tanto, una alteración en este sentido puede causar problemas en la calidad del semen y de los óvulos.Por otra parte, el estrés que genera la frustración de no lograr el embarazo a la primera puede dificultar la concepción. Es como el pez que se muerde la cola.

Alimentación

Una dieta equilibrada es fundamental para mejorar la fertilidad y capacidad reproductiva tanto de hombres como de mujeres.La ausencia de algunos nutrientes esenciales puede derivar en infertilidad, ya que hace empeorar la calidad de los óvulos y los espermatozoides.Se recomienda especialmente consumir alimentos ricos en antioxidantes como las frutas y las verduras, ya que estos ayudan a mejorar la respuesta ovárica y la capacidad fecundante de los espermatozoides.Además, es aconsejable reducir el consumo de grasas trans, que encontramos en la bollería industrial, los fritos, snacks, etc.La dieta mediterránea es la más completa, sana y equilibrada.La obesidad, cada vez más común en la sociedad, es causa directa de alteraciones de la fertilidad femenina y masculina. Numerosos estudios indican que el sobrepeso disminuye la capacidad reproductiva y aumenta la probabilidad de aborto debido a alteraciones endocrinas y metabólicas.Por otra parte, tener un índice de masa corporal (IMC) excesivamente bajo también reduce la capacidad de embarazo, pues puede causar alteraciones de la ovulación y complicaciones obstétricas. Lo ideal es que el IMC se sitúe entre 20 y 25. 

Tabaco y alcohol

La ingesta de sustancias tóxicas como el tabaco, el alcohol y otras drogas tiene un efecto potencialmente nocivo sobre óvulos y espermatozoides.Por ejemplo, el consumo elevado de cigarrillos puede aumentar el número de alteraciones genéticas en los óvulos y, por ende, en los embriones. En cuanto al hombre, la nicotina puede dificultar el movimiento de los espermatozoides y disminuir su viabilidad.También se recomienda reducir la ingesta de café a no más de 2-3 tazas diarias en mujeres que buscan el embarazo. Algunos estudios relacionan las altas concentraciones de cafeína con la mayor probabilidad de aborto.

Factores ambientales

La exposición a sustancias químicas como los pesticidas o metales pesados puede alterar el sistema hormonal y afectar negativamente a la fertilidad, especialmente de los hombres.También el contacto directo y continuado con fuentes de calor o radiación puede ser motivo de infertilidad masculina, pues la producción de espermatozoides se realiza a una temperatura 2 °C menor a la del resto del organismo.En este sentido, se recomienda al varón evitar la ropa interior muy ajustada y prestar atención a los focos de calor como el móvil, el ordenador o las saunas.

Ejercicio físico

El deporte regular de intensidad moderada ayuda, no solo a mantener el peso saludable, sino también a reducir los niveles de estrés y ansiedad.Por ello, se recomienda realizar ejercicio físico a aquellas parejas que están buscando el embarazo.En relación al deporte, es importante destacar que el consumo regular de sustancias para mejorar el rendimiento físico y la musculatura como los anabolizantes es motivo de esterilidad masculina. Por ello, es importante evitar este tipo de compuestos.Eliminar algunos malos hábitos puede suponer, en algunos casos, la solución al problema de fertilidad. No obstante, hay situaciones en las que el embarazo no llega, a pesar de los cambios en el estilo de vida. En estos casos, se recurre a la reproducción asistida.No debemos olvidar que llevar una vida saludable no solo puede  mejora la fertilidad natural sino también la probabilidad de éxito del tratamiento reproductivo. Por esta razón, desde Minifiv recomendamos siempre llevar una vida tranquila, seguir una dieta equilibrada, realizar ejercicio moderado y evitar las sustancias tóxicas.

Nutrición y Fertilidad