icon phone

900 053 653

ES
Consejos y recomendaciones 18 Dec 2017 | By Minifiv

FIV en ciclo natural vs. miniFIV

Desde los inicios de la Medicina Reproductiva hasta la actualidad, los tratamientos de Reproducción Asistida se han ido complicando.

Se empezó con la fecundación in vitro en ciclo natural y se ha ido avanzando en relación a la estimulación ovárica mediante el uso de diferentes compuestos hormonales.Si bien es cierto que la incorporación rutinaria de la estimulación ovárica en los ciclos de FIV ha permitido la mejora de los resultados, también ha aumentado los posibles riesgos, así como la tasa de gestación múltiple.

Actualmente se prioriza muchas veces la programación de los ciclos frente al bienestar de la paciente y en Minifiv creemos que es posible conseguir ambas cosas: tranquilidad y comodidad de la paciente, sin que ello afecte a la probabilidad de éxito del tratamiento reproductivo. 

¿Por qué se usa la estimulación ovárica?

La estimulación ovárica es un tratamiento médico hormonal realizado en un proceso de fecundación in vitro (FIV) cuyo objetivo principal es lograr el desarrollo folicular múltiple para aumentar las posibilidades de futuro y compensar las pérdidas.

Con esto de “compensar pérdidas” nos referimos a lo siguiente: la cantidad de embriones obtenidos que son finalmente viables o susceptibles de transferencia o congelación es menor a la cantidad de óvulos extraídos del ovario. Esto es así por varias razones:

  • No todos los óvulos que obtenemos en la punción folicular son maduros, es decir, susceptibles de ser fecundados.
  • No todos los óvulos a los que se microinyecta el espermatozoide fecundan, es decir, aunque introduzcamos el espermatozoide en su interior, ambos gametos deben ser capaces de combinar sus cargas genéticas de forma efectiva y dar lugar a un cigoto.
  • No todos los óvulos fecundados o cigotos son capaces de evolucionar en el laboratorio.

Por ejemplo, es posible que tras la estimulación ovárica convencional obtengamos 10 óvulos pero finalmente dispongamos de tan solo 3 para transferir o congelar.

Además, no todos los embriones transferidos son capaces de implantar y dar lugar al embarazo. De hecho, el porcentaje de implantación ronda el 30%. Por tanto, aumentar la cantidad de embriones obtenidos nos permite mejorar las posibilidades futuras de embarazo.

Teniendo esto en cuenta… ¿por qué no hacer estimulaciones ováricas más fuertes y así obtener mayor número de óvulos y, por tanto, de embriones?

Efectos negativos de la estimulación ovárica

Las altas dosis de medicación hormonal empleadas en un procedimiento de FIV convencional para lograr una mayor estimulación de la producción ovárica pueden derivar en una serie de complicaciones como las siguientes:

Además de estos posibles efectos dañinos, la estimulación ovárica excesiva aumenta sustancialmente el coste del tratamiento. Por otra parte, la estimulación ovárica y los efectos secundarios de la misma aumentan la tasa de abandono de los tratamientos reproductivos.

Entre los principales motivos de abandono encontramos la pérdida de esperanza y el estrés. Éste último se ve agravado por la ansiedad ante las inyecciones, el miedo por los efectos a corto y largo plazo de las hormonas administradas, el coste de la medicación o los efectos del desajuste hormonal tales como ansiedad, cansancio, pesadez, irritabilidad, etc.

Teniendo en cuenta todo esto, es inevitable pensar: ¿Es posible lograr el éxito reproductivo volviendo al ciclo natural empleado en los primeros años de la medicina reproductiva? ¿Es realmente necesario complicar tanto los tratamientos? ¿Hasta qué punto compensa la relación riesgo-beneficio? 

El ciclo natural y la estimulación ovárica mínima

Llevar a cabo un tratamiento de FIV en ciclo natural ofrece numerosas ventajas. Por ejemplo:

  • Ausencia de medicación
  • Ausencia de anestesia en la punción ovárica
  • Menor tiempo de quirófano
  • Reducción del coste del tratamiento

Sin embargo, tiene el contrapunto de la elevada tasa de cancelación (75%) y la ausencia de embriones sobrantes para tratamientos futuros.

¿Existe una alternativa de tratamiento que permita compensar los efectos negativos de la estimulación ovárica fuerte y a la vez reducir la tasa de cancelación propia del ciclo natural? Sí, la estimulación ovárica mínima o miniFIV.

El protocolo de medicación empleado en un tratamiento de miniFIV se basa en la administración oral de citrato de clomifeno. Este fármaco permite aumentar el número de ovocitos obtenidos respecto al ciclo natural sin causar los efectos deletéreos propios de las hormonas empleadas en una estimulación ovárica convencional.

En algunos casos, se acompaña el citrato de clomifeno con inyecciones hormonales a bajas dosis, mucho menores que las empleadas en un ciclo de FIV convencional.

Según un estudio dirigido por el doctor Bermejo sobre los resultados clínicos de 170 ciclos de estimulación mínima llevados a cabo en Minifiv, esta alternativa reporta los siguientes resultados:

  • Porcentaje de pacientes que llega a congelar algún embrión por ciclo: 34%
  • Tasa de gestación por ciclo iniciado: 29%
  • Tasa de gestación por transferencia: 41%
  • Tasa de implantación: 30%
  • Porcentaje de cancelación: 27%

Teniendo estos datos en cuenta y comparando con un ciclo de FIV convencional, podemos decir que el tratamiento de FIV con estimulación suave o miniFIV es:

  • Más sencillo: menos dosis, menos días de tratamiento, menos estrés, menos visitas, menos tasa de abandono.
  • Más barato: menor coste de medicación y menor coste por ciclo.
  • Mejora la calidad: aunque se obtienen menos embriones, éstos son de mejor calidad. Además, se reduce el posible efecto perjudicial de la medicación hormonal sobre la receptividad endometrial.
  • Tasa de embarazo: la tasa de gestación en un año por transferencia es similar a la obtenida en ciclos de FIV convencionales.

A modo de conclusión, podemos decir que la estimulación ovárica suave presenta ciertas ventajas y desventajas frente al ciclo natural y el ciclo de estimulación ovárica convencional. Por tanto, debe ser considerado como una alternativa de tratamiento a estudiar de forma personalizada para cada paciente, pues no existe un perfil de candidata determinado.

Puedes obtener más información sobre el tratamiento de miniFIV pinchando aquí.

New call-to-action