Primera visita está incluida en tu tratamiento
icon phone

900 053 653

ES
Fertilidad 30 Nov 2018 | By Minifiv

¿Qué es la hormona antimülleriana y qué influencia tiene en la fertilidad femenina?

La hormona antimülleriana, HAM o AMH es una hormona reproductiva utilizada para medir la fertilidad femenina, pues se trata de un indicador de la reserva ovárica de la mujer.

A diferencia de otras hormonas sexuales utilizadas para valorar la fertilidad, la AMH presenta una ventaja, y es que se puede medir en cualquier momento del ciclo, ya que sus valores no cambian a lo largo del mismo.

Otro aspecto positivo de la antimülleriana como medidor de fertilidad es que no se ve influenciada por la toma de anticonceptivos o situaciones específicas como el embarazo o un tratamiento de fertilidad.

A continuación detallaremos más información sobre esta hormona y su relación con la fertilidad de la mujer.

Medir la reserva ovárica

El estudio de fertilidad básico de una mujer, basado en la medicación de la reserva ovárica, se realiza analizando tres parámetros principalmente:

  • Las hormonas en día 3 (FSH, LH, prolactina y estradiol)
  • El recuento de folículos antrales (RFA), que son las estructuras ováricas donde maduran los óvulos.
  • La hormona antimülleriana.

La valoración conjunta de estos tres aspectos permite predecir la cantidad y calidad de los óvulos que tiene una mujer en un momento determinado de su vida reproductiva.

Para poder valorar la HAM solo se necesita obtener una muestra de sangre de la paciente. Como ya hemos comentado, la muestra puede obtenerse en cualquier momento del ciclo. Además, no es necesario que la paciente esté en ayunas para la extracción sanguínea.

Valores de HAM

La hormona antimülleriana la libera el ovario durante la vida reproductiva de una mujer. Los valores durante la infancia son bajos y es a partir de la pubertad cuando empiezan a aumentar debido a la aparición de la ovulación. Aproximadamente a partir de los 22-25 años comienza el descenso progresivo y paulatino de dicha hormona hasta su completo agotamiento con la menopausia.

Los valores de HAM oscilan entre 0 y 12 ng/ml., aunque los más habitual en términos de fertilidad es que se sitúen entre 0 y 4.

Como hemos comentado, es fundamental analizar la HAM junto a otros parámetros reproductivos; no obstante, de forma orientativa, podemos intuir un estado de fertilidad femenino en función del valor de HAM:

  • Baja reserva ovárica: 0,2 - 1 ng/ml.
  • Reserva ovárica “normal” o media: 1-3 ng/ml.
  • Reserva ovárica elevada: valores por encima de 3 ng/ml.

Es importante tener en cuenta la unidad de medida indicada en el análisis. Generalmente hablamos de ng/ml aunque en algunas ocasiones los resultados de esta hormona se dan en pmol/l. El factor de conversión es de 7.14 aproximadamente. Esto quiere decir que un valor de HAM de 10 pmol/ml corresponden a 1.4 ng/ml.

Un nivel de HAM elevado, superior a 3 o 4 ng/ml indica una buenísima reserva ovárica, es decir, una cantidad de óvulos importante. No obstante, también puede dar lugar a una sospecha de ovarios poliquísticos.

También debemos tener cuidado cuando hacemos un tratamiento de estimulación ovárica y la paciente tiene un valor de antimülleriana elevado, pues el riesgo de síndrome de hiperestimulación ovárica es mayor. En este sentido, recurrir a la miniFIV podría ser una buen camino para evitar los posibles efectos secundarios de la hiperestimulación.

Si quieres analizar tu valor de hormona antimülleriana y estudiar tu fertilidad, pregunta a nuestros especialistas.

New call-to-action