Nuevo Estudio de Fertilidad Minifiv
icon phone 900 053 653
ES
Clínica Minifiv 19 Jun 2017 | By

¿Qué es la ovodonación o donación de óvulos?

La ovodonación es un proceso de reproducción asistida por el que una chica dona sus óvulos para que otra mujer pueda ser madre gracias a la fecundación in vitro de los mismos.

Se trata de un tratamiento en el que participan dos mujeres:

  • La ovodonante o donante de óvulos, que es la mujer que cede sus ovocitos.
  • La receptora, que es la mujer que recibe los óvulos con el objetivo de quedarse embarazada.

En este artículo os contamos en qué consiste la donación de óvulos así como sus resultados, ventajas e inconvenientes principales.

Ovodonación paso a paso

El embarazo con ovodonación es prácticamente igual al de la FIV, con la única diferencia de que intervienen dos mujeres. Así, los pasos que se suelen seguir en una fecundación in vitro son divididos en dos bloques:

  1. La primera parte consiste en la estimulación ovárica y la punción folicular para extraer los óvulos. Estos procedimientos son llevados a cabo en la donante.
  2. La segunda parte, que incluye la preparación endometrial y la transferencia embrionaria, recae sobre la receptora.

El procedimiento es el siguiente: tras estimular el ovario de la ovodonante y aspirar los óvulos, éstos son fecundados en el laboratorio con semen de la pareja de la receptora. Tras un periodo de cultivo de entre 3 y 6 días, los embriones obtenidos son transferidos al útero de la receptora con el objetivo de que ésta se quede embarazada.

Éste sería el tratamiento en fresco, que requiere la sincronización de los ciclos menstruales de la donante y la receptora. Sin embargo, si no hay posibilidad de sincronizar los ciclos, los óvulos obtenidos son vitrificados (congelados) para posteriormente desvitrificarlos, fecundarlos y transferir los embriones resultantes del mismo modo que en fresco. 

tratamiento ovodonación o donación de óvulos

El proceso de ovodonación para la receptora consiste en seguir un tratamiento hormonal para que su endometrio (capa del útero donde se produce la implantación embrionaria) esté receptivo, es decir, en las condiciones necesarias para que el embrión transferido pueda implantar.

La medicación hormonal se administra vía oral o en parches desde los primeros días del ciclo menstrual y durante aproximadamente unos 7-10 días, dependiendo de la respuesta de cada mujer. Durante este tiempo, deberá acudir a varias revisiones para controlar la evolución uterina y programar la transferencia.

Una vez el médico determina el momento de mayor receptividad endometrial en base a las mediciones ecográficas, se realiza la transferencia del embrión al útero materno a la espera de que tenga lugar la implantación y, con ello, se dé inicio al embarazo.

La transferencia embrionaria es un proceso sencillo e indoloro que dura unos 10 minutos. No requiere anestesia ni tampoco reposo posterior y los riesgos son prácticamente inexistentes.

Resultados y porcentaje de éxito

Pasadas unos 10-15 días desde la transferencia embrionaria, la receptora puede hacer la prueba de embarazo. Se trata de analizar la hormona beta-hCG, conocida como la hormona del embarazo.

Este análisis hormonal nos permitirá saber si la ovodonación ha sido o no exitosa, es decir, si la receptora ha logrado el embarazo.

Los resultados de la ovodonación suelen ser muy buenos y, generalmente, mejores a los de la FIV con óvulos propios. La principal razón de esta mejoraría en el porcentaje de éxito es la calidad de los óvulos, pues proceden de mujeres jóvenes y sanas.

Es importante destacar que el embarazo por ovodonación es exactamente igual al embarazo natural o logrado a través de un proceso de FIV con óvulos propios.

Pros y contras

Las principales ventajas de la ovodonación son:

  • Mayor probabilidad de lograr el embarazo, especialmente en mujeres de edad avanzada cuyos óvulos son de baja calidad.
  • Tratamiento sencillo y rápido que requiere pocas visitas y controles.
  • La paciente evita la estimulación ovárica y la operación para obtener los óvulos, ya que éstos proceden de la donante.

En la otra cara de la moneda encontramos la renuncia a la herencia genética, pues el bebé nacido gracias a un tratamiento de FIV con óvulos de donante no será hijo biológico de su madre. Éste es un aspecto psicológico que a muchos futuros padres por ovodonación les cuesta asumir.

madre y bebé fruto de la ovodonación o donación de óvulos

¿Qué dice la ley de fertilidad sobre la ovodonación?

Entre los factores que establece la Ley española sobre Técnicas de Reproducción Humana Asistida (Ley 14/2006) en relación a la donación, destacamos los siguientes: 

  • La donación debe ser anónima, es decir, ni los futuros padres conocen a la donante ni tampoco ésta sabe la identidad de los pacientes que reciben sus óvulos. La elección de las donantes y su emparejamiento o ‘matching’ con los receptores la llevarán a cabo los profesionales de la clínica en base a la similitud física e inmunológica.
  • La donación debe ser gratuita y altruista. No obstante, se permite que las donantes reciban una compensación económica, no por los óvulos sino por las molestias, gastos y riesgos del procedimiento para la obtención de los mismos.
  • Las donantes han de cumplir una serie de requisitos para poder donar sus óvulos: tener una edad de entre 18 y 35 años, tener plena capacidad de obrar y gozar de buena salud física y emocional, destacando la ausencia de alteraciones genéticas y antecedentes familiares de enfermedades hereditarias.
  • El límite de donaciones: el número máximo de hijos nacidos de una misma donante no puede ser superior a seis para evitar problemas futuros de consanguinidad.

¿Qué es la miniovodonación?

Se trata de un tratamiento de ovodonación como el que acabamos de explicar pero con el empleo de un menor, pero suficiente, número de óvulos de donante, generalmente de alrededor de 6 óvulos.

En Minifiv apostamos por este tratamiento, pues de esta forma conseguimos disminuir el número de embriones sobrantes, es decir, embriones que van a ser criopreservados.

Esto nos permite reducir el precio del tratamiento de FIV con ovodonación y acortar los plazos del mismo, sin afectar a la calidad embrionaria necesaria para la transferencia.

Tratamiento Miniovodonacion