Tu primera visita sin coste en Minifiv
icon phone

900 053 653

ES
Infertilidad 22 Apr 2014 | By Minifiv

La relación entre estrés y fertilidad

Aunque el estrés no contribuye a la pérdida de fertilidad natural, es considerado uno de los factores que va a determinar el número de tratamientos de reproducción asistida a realizar, pues sus efectos van a ser más pronunciados en caso de necesitar un mayor número de intentos y se convierte así en una de las principales causas de abandono.

Teniendo en cuenta que en un año las mujeres tienen entre 12-14 ovulaciones y no siempre las parejas pueden mantener relaciones en esos días más fértiles, el estrés conlleva una disminución del número de relaciones sexuales por agotamiento psicológico, de forma que las oportunidades de concebir disminuyen considerablemente.

Durante la búsqueda de embarazo podemos diferenciar tres fases distintas en las que se presenta estrés:

  • Antes de acudir al centro. Cuando se busca embarazo en casa surgen preguntas del tipo: ¿habrá algún problema que no sabemos? ¿cuánto tiempo debemos darnos antes de pedir ayuda?
  • Una vez se toma la decisión de acudir a un especialista: miedo a lo desconocido, a mecanizar algo que debería ser más natural, a los medicamentos…
  • Ya realizado el tratamiento hasta el resultado de la prueba de embarazo: ¿habrá funcionado? ¿tendré que volver a pasar por todo?


Durante la primera fase, los desajustes emocionales que suelen producirse van marcados mayoritariamente por el prejuicio social de “NO PODER TENER HIJOS”. La angustia y desesperación del no saber qué pasa y por qué no se consigue, junto a la presión del entorno, llegan a condicionar el día a día de la pareja.

Una vez os decidís acudir a un centro especializado, la incertidumbre que se suele sentir mientras se esperan los resultados de las pruebas solicitadas por el especialista es otro de los motivos causantes de estrés. 

Durante el tratamiento, el estrés se genera por el agobio de cada visita a la clínica por conocer la evolución del ciclo, el miedo a las analíticas o a la administración de medicación, las justificaciones de falta al trabajo…

Los tratamientos de estimulación mínima reducen la tasa de abandono hasta en un 50 %, permitiendo a la pareja afrontar un nuevo proceso con más fuerza. El número de visitas, inyecciones y dosis de hormonas para la estimulación es mucho menor, lo que reduce al máximo el estrés producido durante el proceso y convirtiéndolo en un tratamiento mucho más llevadero para la pareja.

Tratamientos Fertilidad Minifiv