¡Novedad! Primera visita gratuita
icon phone 900 053 653
ES
Clínica minifiv 6 agosto 2020| By Minifiv

La incansable lucha de Sofía por ser madre en plena pandemia

La irrupción del COVID-19 en nuestro país supuso un contratiempo para la sociedad en general, afectando a la sanidad, la política, la economía y la cultura, en todos sus niveles y sectores. Nuestro campo, el de la medicina reproductiva, no se quedó al margen. Cuatro meses después del decreto de estado de alarma, desde Minifiv analizamos las consecuencias que esta pandemia iba a traer a la reproducción asistida.

“Lo cierto es que en los primeros días la incertidumbre y el desconcierto se apoderaron de una gran parte de pacientes. Algo comprensible, pues nos enfrentábamos a una situación excepcional. Pronto nos pusimos manos a la obra para recuperar la actividad a la mayor brevedad y seguir ayudando a nuestros pacientes con las mejores garantías, perfilando estrictos protocolos para su seguridad y la de todos nuestros trabajadores”, comenta el doctor Alfonso Bermejo, director de Minifiv.

Es el caso de Sofía (nombre ficticio) y su marido, una pareja incansable y luchadora que no han parado hasta conseguir ser padres. El COVID-19 no detuvo su deseo y hoy esperan ansiosos su ecografía de las 12 semanas.

“Después de dos años intentando lograr un embarazo espontáneo sin éxito, llegamos a Minifiv a través de la recomendación de una amiga que nos habló muy bien del Dr. Bermejo y su clínica, así como de las particularidades del método de estimulación mínima. Sobre todo, nos transmitió la positividad y confianza que necesitábamos para hacer una visita”, cuenta Sofía.
Y añade: “Desde el primer momento tuvimos claro que este era nuestro lugar. Inicialmente, todo apuntaba a que se trataba de un caso de factor masculino moderado, y con un tratamiento de estimulación mínima, sin apenas medicación y permitiéndome hacer una vida totalmente normal mientras tanto, conseguimos cuatro embriones, quedándome embarazada en la segunda transferencia. Sin embargo, la suerte no nos acompañó y en la semana 12 tuve un aborto diferido que me hizo paralizarlo todo durante meses.”

Las pruebas diagnósticas mostraron un problema en la calidad embrionaria, por lo que el Dr. Bermejo adaptó el tratamiento a las necesidades diagnósticas de la pareja en cada momento.

“Cada paso que hemos dado ha sido un paso a medida de la evolución de nuestro caso, lo cual valoramos muchísimo. Ha sido un camino largo, en absoluto sencillo, pero finalmente, llegó la llamada de la esperanza: mi beta positiva. El Dr. Bermejo siempre confió en que podíamos conseguirlo, y en este sentido, siempre agradeceremos su sinceridad y su claridad hablando. Aún estamos cautos, pues el embarazo sigue su curso, pero no ha llegado a su fin. No obstante, cada día estamos un poquito más cerca de cumplir nuestro sueño”, apunta Sofía.

Minifiv es la mayor clínica de España especializada en el método natural de reproducción asistida. Durante estos siete años de experiencia ha realizado más de 4.000 tratamientos, logrando 600 bebés nacidos, fruto de la confianza de sus padres en la profesionalidad de Minifiv. Confianza como la de Sofía y su marido, incluso en las circunstancias que nos está tocando vivir.

“La situación sanitaria del COVID-19 te hace plantearte muchas cosas. Por un lado, te planteas qué estás haciendo, qué riesgos asumes, cómo evolucionará esto si finalmente consigues embarazo y hay otro rebrote, cuál será el futuro, incluso a qué tipo de mundo estás decidiendo traer un hijo. Por otro lado, la edad va avanzando y el sueño se aleja un poquito más con cada año que cumples. Afortunadamente, nosotros habíamos conseguido dos embriones que nos esperaban congelados, hecho que redujo bastante la ansiedad por la parálisis social que nos envolvió. Saber que tienes ahí dos embriones y confiar en ellos, hace que no vivas igual la angustia por ir a contrarreloj”, comenta Sofía.

Y añade: “Lo cierto es que no tuvimos miedo en ningún momento a reiniciar el tratamiento por posibles contagios. En Minifiv fueron claros y sinceros en todo momento y los protocolos de seguridad eran intachables. Era más un miedo al futuro próximo, pero teníamos claro que queríamos ser padres y con las dificultades que hemos tenido para conseguirlo, tras poner en común lo que pensábamos, la balanza se inclinó hacia intentarlo. Esta vez algo me decía que era el momento de seguir adelante”.

“Estamos contentos, ya que nuestros pacientes han confiado en todo momento en nuestra profesionalidad, conscientes de que en nuestro centro disponen de los mejores servicios para asegurar sus procesos, hecho que ayuda a minimizar sus miedos e inquietudes. A día de hoy, afortunadamente estamos ya con un volumen normal de trabajo, incluso un 20% superior a las mismas fechas en 2019”, apunta el Dr. Bermejo.

La clínica Minifiv retomó la actividad en abril y desde entonces ya ha logrado 21 embarazos. Mujeres, como Sofía, que anhelaban ser madres y para las que el tiempo, en muchos casos, juega en contra de su pronóstico reproductivo.

“Siendo que la Organización Mundial de la Salud (OMS) no prohíbe la gestación espontánea, las pacientes de reproducción asistida no deberían asumir condiciones diferentes, por lo que su maternidad sigue erigiéndose como nuestro mayor reto, siempre priorizando su seguridad y bienestar durante el proceso”, concluye el Dr. Bermejo.