Nuevo Estudio de Fertilidad Minifiv
icon phone 900 053 653
ES
Fertilidad 29 Aug 2018 | By Minifiv

Los tratamiento de fertilidad y el verano: una buena combinación

Esperar a los meses de verano para iniciar un tratamiento para la fertilidad en la mujer es una elección por la que se apuesta cada vez más debido a sus beneficios. La tranquilidad y la desconexión propias de esta temporada ayudan a reducir el estrés y sobrellevar mejor la fuerte carga emocional asociada a la reproducción asistida.

Hoy hablaremos de las ventajas que puede ofrecer la estación estival sobre la búsqueda del embarazo mediante un tratamiento para la fertilidad en la mujer.

Estrés, fertilidad y reproducción asistida

Los nervios, la ansiedad y el estrés pueden causar desajustes hormonales y alterar la correcta función del sistema reproductivo, derivando, en muchos casos, en problemas de fertilidad que dificultan la concepción. Por ejemplo, una pequeña alteración en las hormonas sexuales como la hormona liberadora de gonadotropinas (GnRh) puede provocar variaciones en el periodo menstrual y anomalías en la ovulación que impidan el embarazo.

Embarazada en verano

De hecho, la mayoría de mujeres hemos experimentado a lo largo de nuestra vida alguna alteración en nuestro periodo menstrual debido a los nervios y el estrés de situaciones especiales como las épocas de exámenes, una acumulación de trabajo, depresión o bajón emocional, etc. Por tanto, es fácil pensar que la liberación de esa carga de estrés y nerviosismo puede mejorar las probabilidades de embarazo, tanto natural como a través de un tratamiento de infertilidad.

Algunos de los estudios que relacionan estos factores psicológicos con la probabilidad de gestación tras un ciclo de inseminación artificial o fecundación in vitro hablan sobre el aumento de la adrenalina causado por estas situaciones emocionales especiales. El aumento de adrenalina tienda a provocar una disminución de la GnRH. Esto puede dar lugar a periodos de anovulación o irregularidades menstruales.

En el caso de los hombres, el estrés, el frenético estilo de vida de hoy en día o la alarmante rutina laboral de los tiempos actuales pueden disminuir la calidad seminal por alteración de la espermatogénesis, que es el proceso testicular de producción de espermatozoides.

Generalmente, el verano es una época de calma, tranquilidad y bienestar que lleva a las personas a un mejor estado de salud emocional en el que destacan el optimismo y la ilusión. Esta situación es fundamental a la hora de afrontar un tratamiento de reproducción asistida y, por ello, las vacaciones veraniegas son una época idónea para iniciar esta aventura.

Pareja verano, calma, tranquilidad, bienestar

Estilo de vida veraniego

Aunque el verano es una estación de calma, despreocupación y felicidad, también es una época en la que se olvidan otras rutinas de bienestar fundamentales para la fertilidad y el éxito reproductivo.

Nos referimos a la alimentación o el ejercicio físico. En verano tendemos a comer peor y hacer menos deporte. En este sentido, desde Minifiv recomendamos sacar el máximo partido al verano sin dejar de lado la salud.

Aprovechar el buen tiempo para descubrir nuevas actividades deportivas como la natación, el surf o los paseos nocturnos y disfrutar de las frutas y verduras de temporada así como del tiempo libre para dedicar más tiempo a preparar platos sanos y saludables son algunos consejos. Nuestra experta en nutrición fértil Virginia Ruipérez os ayudará a cuidar la alimentación en beneficio de la fertilidad y el tratamiento reproductivo.

De esta forma, combinaremos los beneficios del verano, alimentación sana, ejercicio al aire libre, reposo y tranquilidad, para aumentar la probabilidad de éxito del tratamiento en Minifiv y lograr el sueño de tener un hijo.
Tratamientos Fertilidad Minifiv