Nuevo Estudio de Fertilidad Minifiv
icon phone 900 053 653
ES
Fertilidad 12 Aug 2019 | By Minifiv

La vitrificación de ovocitos

Vitrificar los propios óvulos para usarlos en el futuro es una decisión que se plantean cada vez más mujeres. El objetivo es retrasar la edad de la maternidad con las mayores garantías.

La vitrificación de ovocitos consiste en la congelación de un número determinado de óvulos propios para conservarlos en las mejores condiciones y poder recurrir a ellos en el futuro. Se trata de un procedimiento en laboratorio, en el que los ovocitos extraídos se mantienen a muy baja temperatura para que no pierdan sus propiedades con el paso del tiempo. Cuando se quieran usar, se descongelan y se incorporan a cualquier tratamiento de fertilidad sin más complicaciones. 

El principal motivo por el que las mujeres deciden vitrificar sus óvulos es llevar a cabo la maternidad en una edad más avanzada. El reloj biológico y el reloj social avanzan a tiempos cada vez más distintos: las mujeres retrasan el ser madres por factores laborales, económicos y otras muchas razones. Es posible que cuando llegue el momento en que deciden tener un hijo, la calidad de sus óvulos haya disminuido y sea más difícil para ellas. Poder recurrir a ovocitos vitrificados de mayor calidad y más “jóvenes” es una garantía de aumentar las probabilidades de un embarazo exitoso mediante una fecundación in vitro, por ejemplo. 

Más allá de las mujeres que quieren aplazar su maternidad, la vitrificación también se usa en las pacientes oncológicas, para preservar su fertilidad en caso de que pueda ser dañada por tratamientos gonadotóxicos. A las pacientes que han sido operadas de endometriosis o han sufrido algún tipo de cirugía en los ovarios también se les sugiere la idea. 

óvulo

La calidad de los óvulos empieza a descender a partir de los 30 años. Y desde los 35 las posibilidades de embarazo natural disminuyen un 50%. El momento de mayor fertilidad de la mujer es entre los 20 y los 30 años; a partir de entonces suele descender ligeramente y cinco años después la reserva ovárica se reduce de forma acelerada. Es por eso que los especialistas recomiendan que, si estás pensando en ser madre más adelante y quieres contar con las mayores tasas de éxito posibles, vitrifiques tus óvulos cuando eres joven. Así aseguramos que, llegado el momento, no será necesario recurrir a la ovodonación y usarás tus propios óvulos, conservados en su mejor momento.

Vitrificación de óvulos: procedimiento

La vitrificación es un proceso rápido y cómodo, sin complejidades ni efectos secundarios reseñables. Los pasos del procedimiento son muy similares a los de la fecundación in vitro, y se resumen en los siguientes:

  • Estimulación ovárica. Se estimulan los ovarios con hormonación para producir más ovocitos y tener una mayor cantidad de ellos para su posterior extracción.

  • Aspiración de los ovocitos. Una vez los ovocitos han madurado y están listos, mediante una punción folicular se extraen de la paciente. 

  • Vitrificación. Los ovocitos aspirados se trasladan al laboratorio y se tratan con sustancias crioprotectoras. Se sumergen en nitrógeno líquido a muy baja temperatura y se almacenan.

Con la vitrificación no se forman cristales de hielo que puedan dañar al óvulo, y su preservación está mucho más garantizada respecto a la congelación tradicional. Si tienes claro que quieres ser madre pero todavía no es el momento, este servicio es una ayuda para que planifiques tu futura maternidad y tengas la tranquilidad que, en el momento que decidas intentarlo, habrá en la recámara una selección de tus mejores ovocitos para intentarlo.

Conoce los tratamientos de fertilidad