Descubre nuestros tratamientos de fertilidad

La infertilidad es un problema cada vez más presente en nuestros días. Los tratamientos de estimulación suave suponen una alternativa de menor complejidad y menos agresiva con tu cuerpo con la misma tasa de embarazo que un tratamiento de estimulación convencional. Nuestros tratamientos ponen a tu alcance una alternativa de garantía a la estimulación convencional para para aquellas mujeres que buscan emprender la aventura de la maternidad.

Tratamientos de fertilidad

MiniFIV

La miniFIV es una alternativa a la fecundación in vitro convencional, menos agresiva para la paciente al reducir casi en un 60% la dosis necesaria de hormonas y cerca de un 80% los pinchazos derivados de la medicación. Con esto, el proceso también es más cómodo y sencillo.

El tratamiento de miniFIV se basa en el citrato de clomifeno, una medicación oral que no se administra en dosis elevadas, sino que es la mujer quien produce sus propias hormonas. El objetivo es obtener entre 3 y 5 ovocitos de máxima calidad para poder ser fecundados en el laboratorio y posteriormente transferidos.

Cualquier paciente es buena candidata para miniFIV, y está especialmente aconsejada en casos en los que la calidad espermática es insuficiente para una inseminación, en pacientes con trompas obstruidas, pacientes con baja reserva ovárica o para candidatas a FIV que busquen un proceso más natural con las mismas garantías de éxito.

MiniOvodonación

La miniOvodonación consiste en recurrir a óvulos donados para realizar una fecundación in vitro, en los casos en los que los ovocitos propios de la paciente son de mala calidad. Es una opción que incrementa las posibilidades de embarazo, a la vez que reduce los costes y los plazos del tratamiento.

Se aconseja a mujeres con fallos ováricos o mala calidad embrionaria en tratamientos previos de FIV. Con la miniOvodonación no es necesario estimular los ovarios con medicación y las tasas de embarazo son muy altas, incluso en pacientes por encima de los 40 años.
Además, el tratamiento es sencillo y rápido, pudiendo finalizar con éxito en menos de 20 días.

FIV en ciclo natural

La fecundación in vitro en ciclo natural es un tratamiento que se centra en obtener el mejor ovocito producido de forma natural por la paciente, evitando la medicación para estimular los ovarios. Posteriormente, este ovocito se fecunda en el laboratorio y el embrión obtenido se transfiere al útero, como en una fiv convencional.

Este tratamiento se aconseja especialmente a mujeres solas o parejas de mujeres que no requieran un gran número de embriones para transferir, pero también a las pacientes que no deseen congelar embriones, aquellas que quieran evitar la estimulación ovárica o pacientes con mala calidad ovocitaria o reserva folicular extremadamente baja.

Inseminación artificial

Es el tratamiento de menor complejidad. A partir de una muestra de semen, el laboratorio seleccionará los espermatozoides de mayor calidad. Paralelamente se realiza un control ecográfico del folículo y, si es necesario, se realiza una estimulación suave para aumentar las posibilidades de éxito.

A continuación, se prescribe una medicación para inducir la ovulación en 32-40 horas y se elige el momento ideal para proceder a la inseminación.

Las pacientes más adecuadas para una inseminación artificial son las mujeres jóvenes, las mujeres solas, las parejas de mujeres o las parejas en las que el factor masculino es leve o en las que se da una esterilidad de origen desconocido con un estudio previo que arroja resultados normales.

Método ROPA

ROPA significa Recepción de Ovocitos de la Pareja, y este método surge para dar la oportunidad a las parejas de mujeres de ser madres, con todas las garantías médicas y permitiendo que ambas sean parte activa del proceso. El método ROPA consiste en extraer ovocitos de una de las mujeres y, tras fecundarlos con semen de donante, se transfiere el embrión elegido al útero de la otra mujer.
Este método se realiza con una FIV con baja estimulación y está aconsejado para las parejas de mujeres en las que las dos quieran implicarse directamente.

Preservación de la fertilidad

La congelación de los propios óvulos para utilizarlos más adelante es un proceso sencillo, que permite a las mujeres que deseen retrasar su maternidad por motivos personales, profesionales o de cualquier tipo. También está aconsejada para mujeres que van a someterse a un tratamiento oncológico y quieran ser madres tras su recuperación.

La calidad de los ovocitos vitrificados se mantiene intacta y por ello, las posibilidades de conseguir un embarazo son las mismas que en el momento en el que fueron extraídos y congelados.

La preservación de la fertilidad puede hacerse con una estimulación suave o en ciclo natural, dependiendo del diagnóstico y de las preferencias de cada paciente.

Descubre las opiniones de nuestros pacientes

Historias de nuestros pacientes te aguardan a la vuelta de la esquina