¡Novedad! No esperes más para ser mamá, nuevos packs de pruebas disponibles

icon phone 900 053 653 User Espacio del Paciente
Nutrición fértil 2 marzo 2022| By Minifiv
Comité Editorial Blog miniFIV

Nutrición y fertilidad: Cómo conservar los alimentos

Hoy en nuestro espacio para la nutrición y la fertilidad, nos detenemos en cómo conservar los alimentos. El ser humano desde la antigüedad ha empleado diversos métodos para ello. Algunas de estas técnicas tradicionales se siguen utilizando en la actualidad, como son el secado, la salazón o el ahumado de carnes y pescados. Y por supuesto, con la introducción de técnicas más modernas contamos con otros sistemas más avanzados que garantizan la máxima calidad de nuestra alimentación.

Hoy Virginia Ruipérez, nuestra experta en Nutrición para la Fertilidad y creadora del Método Naturista de Fertilidad, nos habla de métodos de conservación, porque también esto influye en una correcta alimentación que favorezca los planes de tener un hijo. Y como siempre, os dejamos al final del blog una receta deliciosa que podéis hacer en casa para vuestro menú diario.

 

Conservar los alimentos de la mejor manera

Secar la carne o el pescado, hacer encurtidos, salazones, ahumar, son algunos de los métodos de conservación de alimentos que se siguen utilizando hoy en día. Y hay más que continúan vigentes, como son la fermentación del yogur o el escabechado de pescados y carnes con vinagre y especias.

Estos procedimientos tradicionales dieron paso tras la era industrial a las técnicas actuales de conservación como la congelación del frío. Esta permite parar el tiempo y preservar los alimentos ya que se evita la aparición de microorganismos que los estropeen o dañen. Asimismo, contamos con la refrigeración o la ultracongelación, para periodos de tiempo más prolongados.

En lo referente a métodos de conservación, al igual que en la alimentación, hay que seguir teniendo en cuenta que los alimentos e ingredientes, así como la técnica, sean lo más naturales posible y de la máxima calidad.

Es decir, que el alimento que se seque, sale o ahúme, como una carne o un pescado, sea una materia prima de calidad en su origen, como un jamón de cerdo de ganadería orgánica o un pescado salvaje como el salmón de mar. Asimismo, la técnica de conservación debe ser tradicional o artesanal, no industrial.

 

Carnes orgánicas y pescados salvajes

Podéis probar a partir de ahora a fijaros en las etiquetas de los envasados. En efecto, esta información sobre el origen del alimento y la técnica de conservación aparece en el etiquetado de los alimentos de calidad.

En la misma línea, en alimentos fermentados como el yogur, preferiblemente elegiremos que este sea de ganadería orgánica. O bien, el escabeche de una carne o un pescado se puede cocinar en casa con vinagre de manzana y especias de procedencia orgánica también.

Si cuidamos este aspecto de elegir alimentos de origen orgánico -que no hayan sido producidos con agroquímicos como es un pesticida o un herbicida- y pescados salvajes del mar, que han sido conservados con técnicas tradicionales, podremos disfrutar de estos alimentos sabiendo que estamos protegiendo la salud y la fertilidad.

 

Congelar en recipientes de cristal

El método que más utilizamos hoy en el ámbito doméstico es el congelado de los alimentos que compramos semanalmente. El mejor modo de hacerlo es utilizando envases de cristal. Cualquier tipo de alimento se puede congelar en cristal, ya que es un material inerte. Así, no deja residuos que contaminen el contenido, como sí pueden hacerlo el plástico o el papel de aluminio.

Por esto os recomiendo congelar siempre en envases de cristal. Existe una amplia oferta de formas y tamaños para adaptar el alimento al envase.

La única precaución que hay que tener es no llenar el envase hasta al límite, es decir dejar un par de dedos libres sin ocupar. De esta manera, cuando se congele el alimento y aumente de tamaño, no se romperá el envase.

Podéis consultar en este otro artículo de nuestro blog más consejos sobre los mejores utensilios para conservar y para cocinar en general, de una manera saludable y natural.

 

Nutrición, fertilidad y conservas

Por tanto, la nutrición y la fertilidad están también relacionadas directamente con la manera de conservar los alimentos. Y no solo eso, podéis disfrutar de alimentos conservados que también pueden ser delicatessen. Nos referimos a una mermelada de bayas como el arándano orgánico para desayunar… Un buen queso de cabra de ganadería ecológica ahumado de forma tradicional para merendar…

O, por qué no, una empanada de caballa, en el que este pescado sea pequeño, de mar y esté conservado en aceite de oliva orgánico. El resto de ingredientes que lo acompañen, como la harina del hojaldre, el maíz, el tomate y el huevo, deben ser también de procedencia orgánica.

A modo de cierre, os recordamos la importancia de tomar alimentos crudos como frutas y ensaladas a diario, es decir no sólo conservas. Así garantizaremos el aporte de nutrientes sensibles a los procesos de conservación como son algunas vitaminas esenciales en nuestra salud y fertilidad.

Y, como lo prometido es deuda, os dejamos la receta de la empanada de caballa. Además de estar deliciosa, es un buen ejemplo de cómo los platos tradicionales, si se realizan con alimentos de calidad, cuidarán de vuestra salud y fertilidad.

 

Empanada de caballa

Ingredientes:

  • Masa de hojaldre (comprad una preparada)
  • Caballa en aceite de oliva
  • Huevo cocido
  • Maíz dulce cocido
  • Salsa de tomate frito (lo mejor sería hacerla casera aunque también se puede comprar hecha)

Todos estos alimentos se pueden encontrar fácilmente procedentes de agricultura ecológica. La caballa debería ser de mar, pero el aceite de su conserva sí puede ser ecológico.

Preparativos:

Para realizar esta tradicional y deliciosa empanada, solo hay que mezclar la caballa con el maíz, el huevo duro picado y el tomate frito. Estos ingredientes serán el relleno de la empanada.

Luego se extenderá la masa de hojaldre en una fuente de horno y se pondrá en toda su superficie el relleno. Cubridla con otra masa de hojaldre, sellad sus bordes con un tenedor, barnizad con aceite de oliva la superficie y ya está lista para hornearla 20 minutos a temperatura media.

¡Esperamos que os guste!