¡Novedad! No esperes más para ser mamá, nuevos packs de pruebas disponibles

icon phone 900 053 653 User Espacio del Paciente
Fertilidad 18 marzo 2022| By Minifiv
Comité Editorial Blog miniFIV

Ser padre gracias a un tratamiento de fertilidad, en primera persona

Hablamos a menudo de la ilusión de ser madre, del instinto maternal y de la maternidad en general. Sin embargo, también es posible ser padre gracias a un tratamiento de fertilidad. O dicho de otra manera, muchos hombres consiguen su sueño de tener un hijo gracias a la reproducción asistida. En ocasiones ellos mismos son los pacientes y otras veces son los que permanecen junto a sus parejas a lo largo del proceso, apoyándolas y compartiendo buenos y malos momentos por un objetivo común.

Hoy hemos querido hablar con uno de esos hombres que ha podido ser padre gracias a un tratamiento de fertilidad en miniFIV. Jorge nos ha contado en primera persona cómo vivió algunos momentos clave junto a su pareja: los inicios, la espera, los resultados negativos y finalmente, el positivo del que nació su hijo. ¿Queréis conocer su historia?

 

Los inicios de un tratamiento de fertilidad

El testimonio de Jorge empieza como muchas de las historias de los pacientes que acuden a la clínica: con muchas ganas de tener un hijo y un primer desencanto, el de ver que no va a ser tan fácil como para otras personas.

“Al principio tienes mucha ilusión por ser padre y al ver que no llega, se empieza a ver todo negro. Pero una persona me explicó que existían alternativas y entonces me dije, adelante”. Sin embargo, no es tan fácil como pensarlo. La reproducción asistida es un mundo del que la mayoría de pacientes no saben nada antes de empezar: “Para mí todo esto era algo nuevo, no sabía ni lo que era un tratamiento de fertilidad.”

 

Los malos momentos

Comienzan entonces las visitas a distintos especialistas, los diagnósticos y los intentos con resultados desalentadores. Y llegan el desánimo y esos días en los que los pacientes se preguntan si realmente las emociones tan intensas para ambos que conlleva un tratamiento de fertilidad tendrán el resultado deseado.

Es vital entonces, más que nunca, actuar como un equipo. “Yo siempre estuve a su lado, pero ella en el fondo tiraba de mí, creo que fue la más valiente de los dos. Tiene fuerzas para todo, incluso me animaba y, por otra parte, yo no podía venirme abajo porque no era lo que ella necesitaba en esos momentos.”

 

Tirar la toalla

Es inevitable, en la montaña rusa emocional que supone ser padre con un tratamiento de fertilidad, pensar a veces en abandonar. Pero nuestro paciente es rotundo en esta respuesta: “No. Nunca pensé en dejarlo o tirar la toalla. Yo me podía plantear que las cosas no estaban saliendo bien, pero ella es tan fuerte que era imponible venirte atrás”, explica Jorge.

Y es que, como a veces hemos explicado, en muchos casos la constancia en reproducción asistida es clave para conseguirlo.

 

La llegada a MiniFIV

Cuando Jorge y su mujer llegaron a miniFIV, lo hicieron con un historial de tratamientos de fertilidad fallidos que a veces son una “mochila” emocional difícil de gestionar. Por suerte, ellos enseguida supieron que estaban haciendo lo correcto. “En miniFIV te ilusionas desde el primer minuto, es todo cálido y muy personal.” Es más, apuntan directamente al “responsable” de que todo acabara saliendo bien: “Alfonso tuvo mucha culpa de que lo consiguiéramos, él te transmite paz. Si no es por miniFIV, no sé si estaríamos aquí.”

 

Los resultados negativos

Aunque todo marche bien, los resultados negativos pueden volver y sin duda son el peor momento en un tratamiento. Ese punto en el que parece que todo el esfuerzo no ha servido para nada, aunque realmente no sea así. Es difícil en esos casos conservar la entereza, tal y como nos explica nuestro protagonista: “El día que supimos que no iba bien, estuvimos los dos llorando en el sofá toda una tarde. Pero luego lo asimilas, te repones y enseguida empiezas a dar pasos”.

 

Y por fin… el positivo

Precisamente cuando los tratamientos previos de reproducción asistida no han salido bien, muchos pacientes hablan de ilusión contenida o de esa sensación de no querer creerse las buenas noticias. “Sueñas con el , pero ha sido no tantas veces antes que tienes miedo…”

Por eso esta pareja siempre recordará cómo recibió la noticia del positivo del que nacería su hijo. “Nos habíamos cogido los dos el día libre y después de la analítica nos fuimos a pasarlo juntos. Estábamos en el coche y fue Sara, la enfermera, quien nos llamó, no se me olvidará nunca. Tenéis una beta muy positiva, nos dijo, y los dos lloramos de alegría. Lo primero que hicimos fue llamar cada uno a su madre.”

 

Ser padre

Y llega el día en el que tienes un bebé en tus brazos y eres padre. Finaliza un proceso, pero empieza una nueva etapa que durará para siempre y que en algunos casos supone culminar un sueño: “Yo siempre había querido ser padre.”

“Ser padre es algo que te cambia la vida totalmente. Antes salías de trabajar y había terminado tu día y ahora, te espera, te grita ¡papi! cuando te ve, te da el primer beso al salir del cole. Para mí ese beso es el mejor, el primer beso del día”, confiesa Jorge con enorme ternura.

 

Un mensaje para futuros papás

Acabamos este diálogo con un padre por reproducción asistida con una bonita reflexión: “Existen magos que hacen magia y existen magos para ser padres. Nosotros somos padres gracias a la magia de un buen mago”.

Recordad que en miniFIV estamos a vuestra disposición para iniciar juntos el camino hacia la maternidad o la paternidad. Además, somos expertos en tratamientos de baja estimulación. Contactad con nosotros y os aclararemos cualquier duda. ¡Feliz Día del Padre a todos!