Infertilidad 1 marzo 2021| By Minifiv

Endometriosis: ¿qué es? ¿cuáles son sus síntomas?

El 14 de marzo es el Día Mundial de la Endometriosis, una enfermedad que afecta a un 10% de las mujeres en edad reproductiva y es la causa de infertilidad en, aproximadamente, 100 millones de mujeres en todo el mundo. La doctora Nereida Galajares, ginecóloga en miniFIV, nos cuenta cómo reconocer los síntomas de la endometriosis, mal llamada «enfermedad silenciosa», y qué tratamientos existen, especialmente las vías que ofrece la reproducción asistida.

 

¿Qué es la endometriosis?

La endometriosis es una enfermedad crónica con un amplio espectro de gravedad. Se define como la presencia de tejido endometrial activo fuera de la cavidad uterina, pudiendo afectar a los ovarios o, incluso, en las formas más graves, a los órganos colindantes como el intestino o la vejiga.

Sus síntomas son muy variables, pero los más frecuentes son el dolor menstrual, dolor con las relaciones sexuales, dolor pélvico crónico, síntomas perimenstruales, sangrado anómalo e, incluso, puede afectar a mujeres asintomáticas. La falta de métodos diagnósticos no invasivos eficaces contribuye a un retraso de entre 7 y 12 años desde la aparición de síntomas hasta su diagnóstico, aunque en los últimos años se ha conseguido una mejora importante en este aspecto gracias a la mayor resolución de los ecógrafos.

Todos estos síntomas asociados a la enfermedad pueden afectar al bienestar físico general, mental y social. Además, de las mujeres que padecen endometriosis aproximadamente el 50% sufrirá infertilidad, es decir, dificultad para concebir de forma natural. Hay múltiples teorías que intentan explicar la relación de la endometriosis con la esterilidad: las adherencias pélvicas que dificultan el transporte de los espermatozoides por las trompas, la existencia de un estado proinflamatorio, la alteración de la inmunidad endometrial y ovárica, diversas alteraciones endocrinas y ovulatorias, disminución de las tasas de fecundación y de implantación embrionaria etc.

Más allá de los síntomas de la endometriosis, lo que está claro es que muchas de las mujeres afectadas por esta enfermedad que acuden a la consulta de esterilidad suelen tener una reserva ovárica baja. Además, cuando se realizan tratamientos de FIV a estas pacientes, se comprueba en muchos casos que existe una calidad ovocitaria inferior a la esperada por la edad de la paciente, lo cual hace que se generen embriones de peor calidad, con menor capacidad para implantar.

 

Tratamientos para la endometriosis

Hay distintos tratamientos para mejorar los síntomas derivados de la endometriosis, como la píldora hormonal, el DIU o la cirugía para extirpar las lesiones, pero, desafortunadamente, ninguno de estos tratamientos cura la endometriosis ni mejora las tasas de fertilidad. De hecho, la cirugía de las lesiones de endometriosis en los ovarios, los comúnmente denominados “quistes de chocolate”, puede disminuir aun más la reserva ovárica.

Es por eso que, ante el diagnóstico de esta enfermedad, tanto si es motivado por la existencia de síntomas sugestivos o ante el hallazgo inesperado de una lesión endometriósica en la ecografía rutinaria de una mujer asintomática, se requiere una valoración individualizada para que la paciente pueda llevar a cabo su proyecto reproductivo. Y esta valoración incluye dos vertientes principales.

En primer lugar, en el ámbito de la prevención, que es la vertiente más importante. Esto implica que toda mujer diagnosticada de endometriosis que se plantee posponer la maternidad más allá de los 30 años realice un estudio de reserva ovárica y, si está indicado, congele sus ovocitos para poder recurrir a ellos en un futuro si lo precisa.  De esta forma, muchas de las mujeres con endometriosis mayores de 35-38 años, diagnosticadas además de baja reserva ovárica y con bajas tasas de éxito con una FIV, cambian radicalmente su pronóstico al poder emplear en ese tratamiento de FIV sus propios ovocitos congelados cuando su reserva ovárica y, lo que es más importante, su calidad ovocitaria, todavía no estaban tan alterados por la enfermedad. También es muy importante la criopreservación de la fertilidad de una mujer con endometriosis, independientemente de su edad, antes de realizar cualquier cirugía sobre los ovarios que pueda suponer un descenso adicional de la masa ovárica sana.

En segundo lugar, y en el que nos encontramos en la mayoría de casos, conviene hacer una valoración en el ámbito del tratamiento precoz. Habitualmente se dice que una pareja debe esperar un año de relaciones sexuales no protegidas antes de consultar en una unidad de esterilidad por no lograr embarazo. En el caso de las mujeres diagnosticadas de endometriosis se recomienda que no esperen más de seis meses para llevar a cabo un estudio diagnóstico de la reserva ovárica y de otros aspectos que puedan estar contribuyendo a sus problemas de fertilidad. Se considera que estas pacientes deben buscar ayuda para conseguir un embarazo lo antes posible ya que suelen tener las pruebas de fertilidad alteradas con mayor frecuencia y, cuanto más se posponga la realización de un tratamiento de reproducción asistida, peores serán los resultados del mismo, por lo que no hay tiempo que perder.

 

Contacta con miniFIV

En conclusión, si sospechas que puedas tener alguno de los síntomas compatibles con endometriosis no dudes en contactar con tu ginecólogo o ginecóloga para llevar a cabo una ecografía de alta resolución o las pruebas diagnósticas que se estimen convenientes en cada caso. Y, para aquellas que ya llevéis un tiempo conviviendo con este diagnóstico, os animamos encarecidamente a preservar vuestra fertilidad lo antes posible congelando vuestros ovocitos y a contactar con un especialista en reproducción tras seis meses de búsqueda gestacional infructuosa, ya que cuanto antes se lleve a cabo el tratamiento necesario en cada caso, mayores serán las posibilidades de que consigáis un embarazo.

En miniFIV estaremos encantados de ayudarte con cualquier duda o preocupación que te surja. Puedes solicitar tu primera visita gratuita con nosotros llamando al 900 053 653 o rellenar nuestro formulario de contacto para que nosotros nos comuniquemos contigo. Somos el centro con más experiencia de España en estimulación suave y en tratamientos basados en el ciclo natural de la mujer con bajas dosis de medicación. Nuestro equipo médico está cualificado y tiene amplia experiencia en todas las especialidades del ámbito reproductivo: ginecología, embriología, urología y andrología. ¡Te esperamos!