¡Novedad! Primera visita gratuita
icon phone 900 053 653
ES
Clínica minifiv 17 julio 2014| By Minifiv

¿En qué consiste la miniovodonación?

La miniovodonación consiste en la utilización de un número suficiente de óvulos previamente donados para poder ser fecundados, directamente o tras un proceso de vitrificación, en el laboratorio de fecundación in vitro (FIV)

Los embriones que resultan de este proceso en el laboratorio serán transferidos posteriormente a la receptora.

Se trata de un procedimiento en el que disminuyen los costes sin una reducción de los estándares de calidad, gracias a la limitación en el número de ovocitos que se donan, un total de 6, con lo que se reduce el número de embriones sobrantes para su congelación.

El tratamiento consiste en:

1.    Selección de los ovocitos vitrificados, en función de las características de la receptora.
2.    Preparación del endometrio, mediante medicación oral o parches, para mejorar las condiciones del útero cuando llegue el momento de la transferencia.
3.    Descongelación de ovocitos y fecundación con los espermatozoides de la pareja o de donante en el laboratorio mediante microinyección espermática (ICSI).
4.    Observación en laboratorio de los embriones resultantes, que permanecerán en un incubador entre 3 y 6 días y se seleccionarán 1 o 2 embriones óptimos para la transferencia.
5.    Transferencia de los embriones, en un proceso rápido e indoloro que no requiere sedación ni ingreso.
6.    Prueba de embarazo entre 10-12 días después de la transferencia.

Las ventajas de este proceso son las siguientes:
–    Altas tasas de embarazo, incluso en mujeres mayores de 40 años.
–    No requiere de tratamiento hormonal de estimulación de los ovarios.
–    Es un proceso rápido y sencillo que no entraña molestias para los pacientes. En menos de 25 días se puede haber completado el proceso.
¿A qué tipo de pacientes está dirigido este programa?
–    Mujeres de edad avanzada que decidan utilizar esta alternativa por la baja posibilidad de éxito con la utilización de sus propios óvulos.
–    Cuando se produce fallo ovárico por menopausia precoz o cirugía.
–    Cuando aparecen fallos repetidos en FIV, con diagnóstico de mala calidad ovocitaria.
–    Pacientes candidatas a ovodonación que, por motivos personales, deciden evitar la vitrificación de un excesivo número de embriones.

 
 

Tratamiento Miniovodonacion