¡Novedad! No esperes más para ser mamá, nuevos packs de pruebas disponibles

icon phone 900 053 653 User Espacio del Paciente
Fertilidad 12 septiembre 2022| By Minifiv
Comité Editorial Blog miniFIV

Primera eco tras beta positiva: qué debes saber

La primera eco tras la beta positiva es para muchas mujeres igual de estresante que la betaespera, o más. Como ya conocéis, se llama informalmente betaespera al tiempo desde que finaliza un tratamiento de fertilidad, como la fecundación in vitro (FIV), hasta que la mujer se realiza la prueba de embarazo.

Tras obtener un resultado positivo, llega otro momento clave: la primera eco después de beta positiva. Este resultado se espera con ansiedad, puesto que el principal deseo de la futura madre es comprobar que la gestación evoluciona correctamente. En este artículo, veremos cuándo debe hacerse la primera ecografía tras la FIV y qué estructuras pueden verse en ella.

¿Cuándo se realiza la primera eco tras beta positiva?

Las ecografías en el embarazo son un método de control que permiten evaluar que el crecimiento del embrión y el desarrollo de todas las estructuras sean los adecuados. Según los especialistas en reproducción asistida, la primera eco tras beta positiva debe realizarse entre 3 y 5 semanas después de la transferencia de los embriones, lo que corresponde al periodo comprendido entre la quinta y séptima semana de gestación. Para conocer las semanas de embarazo en el tratamiento de fecundación in vitro (FIV), se establece como última menstruación teórica los 14 días previos a la extracción de los ovocitos.

Esta primera ecografía tras la FIV se lleva a cabo por vía vaginal, lo que ayuda a visualizar mejor las imágenes sin causar ningún riesgo para el embarazo. Realizar la primera eco después de beta positiva en las semanas indicadas es muy importante para verificar la evolución de la gestación con garantías. En cambio, si se hace antes, los resultados pueden no ser definitivos. De la misma forma, también permite que los expertos analicen los siguientes aspectos:

  • Descartar la posibilidad de un embarazo ectópico: se trata de un embarazo que crece fuera del útero, normalmente en una de las trompas de Falopio.
  • Conocer si es una gestación única o múltiple: el embarazo múltiple es aquel en el que se desarrolla más de un feto, el cual es considerado de riesgo.
  • Evaluar el desarrollo del embarazo: si no es el correcto, será posible hacer pruebas para averiguar la causa y tratarlo a tiempo.

¿Qué puede verse en la primera eco tras beta positiva?

La primera eco después de beta positiva ayuda a que el especialista pueda examinar el desarrollo de las diferentes estructuras. Entre ellas, se encuentran:

  1. Saco gestacional

El saco gestacional es la estructura más prematura. Básicamente, consiste en una imagen oscura, que está rodeada por un halo blanquecino. Está ubicada en el endometrio, la capa más interna del útero. Por lo general, su tamaño medio en torno a la sexta semana es de 14 mm.

  1. Vesícula vitelina

La vesícula vitelina es una estructura vestigial, la cual también puede observarse al principio del desarrollo embrionario. Tiene forma de circunferencia blanca y su tamaño normal se sitúa entre 3 y 4 mm.

  1. Botón embrionario

El botón embrionario se encuentra situado junto a la vesícula vitelina. Está constituido por un conjunto de células embrionarias, que serán las responsables de la formación de los futuros órganos del embrión. Aunque su tamaño suele variar entre 2 y 8 mm, es posible que no se aprecie antes de la sexta semana.

  1. Latido cardíaco

El latido cardíaco puede distinguirse desde la sexta semana, donde la frecuencia cardíaca media es de entre 90 y 110 latidos por minuto. Esta irá aumentando en las siguientes semanas.

¿Qué sucede si el resultado de la eco tras beta positiva no es el deseado?

Una vez realizada la primera ecografía tras la FIV, es posible que los resultados obtenidos no sean los esperados por parte de la futura madre. Para evitar conclusiones erróneas, los especialistas recomiendan tener en cuenta las siguientes indicaciones:

  • Desarrollo del embrión: existe una gran variación en cuanto a la formación del embrión, debido a que la primera ecografía se hace en una fase muy temprana del embarazo. Por tanto, será posible verificar su tamaño de nuevo pasados unos días.
  • Calidad de la imagen: la transmisión de los ultrasonidos en los tejidos puede variar en función de la morfología de cada mujer. Por esta razón, la calidad de la imagen no siempre es la deseada.
  • Disposición del útero y el saco gestacional: en algunos casos, la distancia que hay entre la sonda ecográfica y el saco gestacional repercute en la nitidez de las imágenes.

Recuerda que, aunque la primera eco después de beta positiva es muy importante, los expertos recomiendan que la mujer se realice al menos tres ecografías obstétricas a lo largo de la gestación. No obstante, esto dependerá del riesgo que exista en el embarazo y la presencia de patologías.

Descubre miniFIV, pioneros en estimulación suave

Si deseas quedarte embarazada, en la clínica de fertilidad miniFIV de Madrid estaremos encantados de atenderte. Somos especialistas en tratamientos de reproducción asistida con estimulación suave, una alternativa de garantía a la estimulación convencional que es más natural para el cuerpo de la mujer. Gracias a estas técnicas, hemos ayudado al nacimiento de más de 600 bebés. Solicita una primera visita gratuita con nosotros llamando ahora al teléfono 900 053 653 o déjanos tus datos en el formulario y nos pondremos en contacto contigo. ¡Cumple tu sueño en miniFIV!