¡Novedad! Primera visita gratuita
icon phone 900 053 653
Consejos y recomendaciones 1 junio 2020| By Minifiv

Requisitos indispensables para ser donante de óvulos

El mundo de la reproducción asistida y las necesidades biológicas de las mujeres que desean quedarse embarazadas convergen de manera esencial sobre un pequeño milagro de la naturaleza: el óvulo. Este pequeño conjunto de células contiene la información genética de la madre. El óvulo se fecunda y trata en las clínicas de fertilidad para que pueda integrarse en el cuerpo de otra mujer con las mayores garantías. Durante estos procesos de fertilidad, una de las primeras cosas que se pone de manifiesto es la necesidad y escasez de óvulos para poder atender a todas esas futuras madres.

Donar óvulos se suele considerar como un sinónimo de solidaridad. Uno de los beneficios añadido que puede disfrutar la donante al acudir a una clínica de donación de óvulos es el de obtener los resultados de una serie de pruebas médicas exhaustivas de forma gratuita.

A pesar de tratarse de un acto totalmente desinteresado, las clínicas de reproducción asistida ofrecemos una compensación económica. No obstante, este suele ser el aspecto menos relevante según las propias donantes. A continuación vamos a repasar los requisitos que se deben cumplir para poder donar óvulos, así como una serie de consideraciones que pueden ser de ayuda a aquellas mujeres que estén a punto de dar el paso.

 

Requisitos para ser donante de óvulos

Al tratarse de un aspecto tan delicado, puede tranquilizar saber que el marco legislativo garantiza la protección de la donante de óvulos y considera el contrato de donación como algo formal y secreto entre la donante y el centro de reproducción asistida. Los requisitos para ser donante de óvulos se han determinado para que se protejan al máximo aspectos como el anonimato, la ausencia de vínculo entre la donante y la receptora, la confidencialidad absoluta y la gratuidad. Esto tiene un carácter bidireccional, ya que estos aspectos deben ser favorables tanto para la donante del óvulo como para la receptora. De este modo, ambas estarán amparadas por la ley.

Uno de los primeros aspectos a tener en cuenta es cumplir con la mayoría de edad. Por eso, si estás pensando en donar óvulos, tienes que ser mayor de 18 años y menor de 34 años (inclusive), según el Real Decreto 412/1996. Esto comprende el periodo de producción de óvulos de mayor calidad en el órgano reproductor femenino. Por lo tanto, se corresponde con la edad más fértil entre las mujeres en términos de ovulación.

En segundo lugar, se deben presentar credenciales acerca del estado de salud, tanto físico como mental, de la donante en cuestión. Para ello, las clínicas de reproducción asistida suelen ofrecer chequeos médicos a las donantes, para que puedan comprobar que todo está en orden. Estas revisiones se enmarcan en el contexto de la realización de un estudio de fertilidad completo de la donante. En él se realizan exámenes ginecológicos, análisis de sangre (para conocer el grupo sanguíneo) y se asegura el correcto estado de salud de la persona que aporta el óvulo.

 

Requisito: sin enfermedades hereditarias

En la línea con lo anterior, el reconocimiento médico evaluará la sangre de la donante para detectar la presencia (o ausencia) de enfermedades como el VIH o sífilis. También se realizarán otro tipo de exámenes genéticos, como los del cariotipo o de las mutaciones para la fibrosis quística o el síndrome del cromosoma X frágil. Otro de los requisitos para ser donante de óvulos es que no se tengan antecedentes personales o familiares de enfermedades hereditarias graves, así como la ausencia de patologías ginecológicas previas (enfermedades de transmisión sexual, por ejemplo).

Muy importante es todo lo referido a la identidad de la donante. Preguntas como «¿qué pasará con mis datos?» o «¿quién recibirá mis óvulos?» empezarán a rondar la cabeza de la donante. Sin embargo, la identidad estará completamente protegida y no se desvelará a terceros. Así lo regula la legislación española, que, como se ha mencionado anteriormente, contempla que toda donación debe realizarse de forma anónima y prohíbe de forma expresa desvelar la identidad de la donante a la receptora, y viceversa. En cuanto a la cantidad de veces que una mujer puede realizar donaciones en su vida, es finita. La ley de reproducción asistida vigente en España estipula que el número máximo de recién nacidos de una donante es de seis.

 

Un proceso ágil y con todas las garantías

Antes del día de la donación del óvulo, se prepara a la donante a través de la administración diaria de una medicación subcutánea. Esta medicación estimula los ovarios y los pone a trabajar unos 10-12 días antes de su extracción. Durante este periodo también se irán realizando ecografías y preparando el momento de la punción.

La extracción de ovocitos comienza administrando a la paciente una sedación leve y de un tiempo de duración de entre 20 y 30 minutos. Durante este tiempo estará en un estado de somnolencia y analgesia, por lo que no notará las molestias de la intervención. A diferencia de la anestesia general, podrá respirar por sí misma durante la misma. De este modo, los médicos podrán extraer el ovocito cuidadosamente y volver a despertar a la donante con más facilidad.

 

¿Donar óvulos reduce las futuras posibilidades de embarazo?

Uno de los mitos existentes sobre la donación de óvulos, y es uno de los requisitos para ser donante de óvulos que más frena a las voluntarias, es si repercute sobre la futura capacidad fértil de la donante. Este miedo se debe a que el proceso se asimila con un agotamiento de la reserva ovárica; como si se acortara el periodo fértil de la mujer. Sin embargo, donar óvulos no conlleva el agotamiento de la reserva ovárica.

Cada vez que una mujer está a punto de ovular, se producen cientos de óvulos. Estos se van descartando en un proceso biológico de selección, hasta conseguir producir el óvulo de mayor calidad. Al estimular el ovario, crecen todos los ovocitos, pero su número final no se ve disminuido por el mero hecho de la donación. El motivo es que realmente estamos aprovechando los que igualmente se iban a desechar. En resumen, donar óvulos no significa un acortamiento del periodo fértil de la mujer ni un descenso en su reserva ovárica.

 

¿Existen contraindicaciones para el hecho de donar óvulos?

Entre los efectos secundarios se encuentran una cierta molestia y distensión, similar a la de un síndrome premenstrual. Es cierto que no se han podido constatar dichos efectos durante un tiempo prolongado en el tiempo. En ocasiones se puede dar una sensación de piernas pesadas y cansancio, así como la presencia de algunos cambios en el estado de ánimo que no se prolongan más de 2 o 3 días en el tiempo.