¡Novedad! Primera visita gratuita
icon phone 900 053 653
Fertilidad 20 agosto 2020| By Minifiv

Sal para tu fertilidad

Como cada viernes desde Minifiv, con la colaboración de Virginia Ruipérez, os hablamos sobre la relación tan beneficiosa entre nutrición y fertilidad. Si bien la semana pasada os hablábamos sobre un ingrediente esencial como el aceite, el de esta semana no se queda atrás y, además, hacen muy buena pareja. Hoy hablamos sobre cómo elegir una sal que, además de realzar el sabor de los alimentos y de las recetas que preparemos en las comidas, también aporte beneficios a la fertilidad.

La sal fue descubierta en Oriente y utilizada como moneda de cambio por su enorme potencial económico, ya que todo el mundo la utilizaba. Se conocía como el oro blanco, porque se cambiaba una onza de sal por una del metal precioso. ¿Sabías que así surgió la palabra salario?

En Grecia, Homero la llamó sustancia divina y Platón la consideró manjar de los dioses.

Relegada durante un tiempo para la salud, hoy renace con pedigrí y la OMS recomienda tomarla a diario, pero siempre con moderación.

Así, por ejemplo, encontramos la sal de Maldon procedente de Inglaterra, la de Guerand de la Bretaña, incluso la del Himalaya.

La sal marina se obtiene del mar, por evaporación del agua a través del sol y del viento, y es importante que haya sido recogida y elaborada de modo artesanal y tradicional.

La sal marina sin refinar, sin tratar, es la opción saludable y fértil, ya que al estar tal y como se obtiene del agua del mar es rica en minerales y oligoelementos como el yodo, el zinc y el magnesio, además del sodio.

En cambio, cuando la sal la refinan solo contiene sodio y pierde el resto de los minerales y oligoelementos.

El sodio es un nutriente que está en tantísimos alimentos que es imposible sufrir déficit, pero el resto de minerales y oligoelementos de la sal marina son más escasos en los alimentos.

Por esto, la sal marina es muy apreciada por su riqueza en nutrientes: minerales y oligoelementos como yodo, magnesio, manganeso, zinc, calcio, hierro y potasio, nutrientes que le otorgan sus propiedades saludables y fértiles, más allá de sus cualidades gastronómicas.

La sal, además de ser deliciosa a nivel culinario, tiene cualidades terapéuticas y es empleada, por ejemplo, en la curación a través del agua o la hidroterapia de la Medicina Naturista.

 

¿Qué propiedades tiene la sal para la fertilidad?

 

La sal marina sin refinar contiene yodo, que es beneficioso para el funcionamiento de la glándula tiroides, encargada de generar energía para mantener el metabolismo, por lo que favorece el equilibrio hormonal y el mantenimiento del embarazo.

También es rica en magnesio, un oligoelemento encargado de favorecer la relajación del sistema nervioso y, por lo tanto, amortigua los efectos negativos del estrés que tanto afecta a la fertilidad.

El estrés, principalmente, causa desequilibrios hormonales, por lo que este nutriente, en este sentido, también favorece el equilibrio hormonal.

Y por último es importante su aporte de zinc, un mineral necesario para la producción de la testosterona responsable de generar la libido y el deseo sexual en hombres y mujeres, y que además es la hormona responsable de la producción del esperma.

Para terminar, el sabor de esta sal pura, además, es más agradable. Por todo esto, se invita a volver a introducir la sal marina sin refinar en la cocina, pero recordando que, aunque sea beneficiosa, su uso debe ser siempre moderado.

 

Virginia Ruipérez

Creadora del Método Naturista de Fertilidad
y autora del libro ‘Fertilidad natural’