¡Novedad! No esperes más para ser mamá, nuevos packs de pruebas disponibles

icon phone 900 053 653 User Espacio del Paciente
Fertilidad 25 enero 2022| By Minifiv
Comité Editorial Blog miniFIV

Ligadura de trompas y embarazo: ¿podré ser madre?

Ligadura de trompas y deseo de embarazo: esta es una de las cuestiones más frecuentes que nos plantean las pacientes en consulta. Muchas mujeres deciden realizarse una ligadura de trompas en un determinado momento de su vida. No obstante, tiempo después, sus circunstancias son otras y desean ser madres, para lo que acuden a un especialistas. ¿Qué es exactamente una ligadura de trompas? ¿Cómo puede ayudar la reproducción asistida a estas mujeres a conseguir un embarazo? La doctora Nereida Galajares, ginecóloga de miniFIV, nos habla hoy sobre esta operación y las alternativas que existen para tener un hijo.

 

¿Qué es una ligadura de trompas?

La ligadura de trompas o extirpación de las trompas (salpinguectomía bilateral) es un método anticonceptivo irreversible que impide la concepción natural. Esta técnica se lleva a cabo mediante una cirugía que une ambas trompas, realizada en el hospital habitualmente con anestesia general.  Las trompas pueden también extirparse, con el mismo resulta de esterilidad permanente.

En situación normal, el semen atraviesa las trompas y es en ellas donde se encuentra con el ovocito y lo fecunda. Por tanto, al estar las trompas ligadas o extirpadas, se impide la fecundación.

 

Ligadura de trompas y embarazo

En ocasiones, después de la realización de dicho procedimiento, la paciente vuelve a tener deseo genésico y, en estos casos, habrá que recurrir a las técnicas de reproducción asistida para poder conseguir un embarazo.

La técnica indicada en estos casos es la Fecundación In Vitro (FIV). Con este procedimiento, se estimula hormonalmente a la mujer para que en sus ovarios se desarrollen varios ovocitos. Antes de que esos ovocitos vayan a ser ovulados se realiza una extracción de los mismos con una técnica quirúrgica muy sencilla: la punción folicular. Este procedimiento es rápido, se realiza con sedación por lo que es indoloro y la recuperación es casi inmediata. Además, se realiza por vía vaginal por lo que no hay cicatrices tras el proceso.

Una vez tenemos los ovocitos en el laboratorio, es ahí donde se produce la fecundación de los mismos por los espermatozoides obtenidos de una muestra de eyaculado. De este modo, estamos haciendo “in vitro” este proceso de fecundación, por lo que ya no necesitamos la integridad de las trompas. Una vez fecundados los ovocitos se obtienen embriones que, cuando alcanzan un correcto estadío de desarrollo, son aptos para transferir en el útero de la futura madre. La transferencia embrionaria es un proceso indoloro y sencillo que no precisa sedación. En el caso de tener embriones sobrantes tras la misma se pueden guardar congelados, sin perder cualidades, para poder ampliar la descendencia en un futuro o para poder tener más oportunidades de transferencia si con el primer embrión no se consigue embarazo.

 

En miniFIV te ayudamos a ser madre

Por tanto, ayudándonos de la fecundación in vitro, no necesitamos la existencia de las trompas ya que el proceso que habitualmente se produce en ellas (la fecundación) lo haremos de forma asistida en el laboratorio. De esta forma, podemos conseguir un embarazo en aquellas mujeres que, en algún momento, habían decidido realizar esta intervención con finalidad anticonceptiva.

Si tienes una ligadura de trompas pero quieres ser madre, o ante cualquier anomalía, el equipo de miniFIV puede asesorarte y ayudarte a cumplir tu deseo. Tan solo tienes que contactar con nosotros, bien por teléfono en el 900 053 653, bien rellenando nuestro formulario electrónico para que contactemos contigo y estudiemos tu caso en una primera consulta gratuita. Te ofrecemos un acompañamiento personalizado y un estudio de tus posibilidades de ser madre.