¡Novedad! No esperes más para ser mamá, nuevos packs de pruebas disponibles
icon phone 900 053 653 User Espacio del Paciente
Nutrición fértil 24 septiembre 2021| By Minifiv
Comité Editorial Blog miniFIV

Una deliciosa aliada de tu fertilidad: la calabaza

Comenzamos un nuevo ciclo de la mano de Virginia Ruipérez, nuestra especialista en nutrición fértil. Durante las próximas semanas nos centraremos en distintos alimentos que potencien la fertilidad, os detallaremos sus propiedades y os sugeriremos recetas sencillas y formas de consumirlos. Iniciamos con la calabaza, un delicioso tubérculo que es más beneficioso de lo que parece a simple vista. Es un alimento de otoño que en algunas zonas de España se consume ampliamente debido a su versatilidad.

 

Beneficios de la calabaza para la fertilidad

El característico color naranja de este tubérculo se debe a su riqueza en betacaroteno, que es una vitamina clave en la regeneración de la piel, mucosas y membranas celulares en general.

La calabaza y la calidad del endometrio

Como ya hemos visto, el betacaroteno regenera los tejidos corporales, y precisamente por eso os hablamos de la calabaza como un alimento para la fertilidad, ya que el betacaroteno, contribuye también a la regeneración del tejido endometrial del útero como lo hace con la piel.

El endometrio se regenera todos los meses con la menstruación, por lo que es un órgano muy receptivo a vitaminas con este tipo de propiedades. Así la calabaza va a favorecer la calidad del endometrio y por lo tanto la implantación del embrión.

Además, si introduces en tu dieta la calabaza favorecerás aún más la implantación de los embriones, no solo porque se regenerará el tejido endometrial sino porque esta vitamina es la precursora de la progesterona, encargada también de mantener el embarazo.

La calabaza y la calidad ovocitaria

Además, la calabaza permite también regenerar la membrana externa del óvulo, de la que depende directamente su calidad madurativa.

La calidad de la membrana externa del ovocito que lo recubre es muy importante, ya que en ella están los receptores de la hormona FSH para que madure el ovocito. Así, si esta membrana esta saludable, el ovocito madurara de mayor calidad. Por lo tanto, la calabaza contribuye a aumentar la calidad ovocitaria al incrementar su calidad madurativa.

 

Importante antioxidante del ADN

Por otra parte, el betacaroteno de la calabaza la convierte en un potente antioxidante, que neutraliza el efecto oxidativo de los radicales libres sobre los tejidos.

La acción antioxidante del betacaroteno evita el daño celular, es decir, el daño oxidativo del ADN de las células. Por ello también tiene un efecto beneficioso en proteger también el ADN del óvulo y del esperma y por tanto consumir calabaza previene el daño oxidativo del material genético. Es por lo tanto una sencilla manera de preservar el patrimonio genético del ADN.

 

El cuerpo lúteo

Por último, el betacaroteno es fundamental en el viaje que hace el óvulo desde que se fecunda hasta que se implanta. Esto es así porque esta vitamina forma parte del cuerpo lúteo, que es el orgánulo que acompaña al óvulo recién fecundado desde que viaja de la trompa hasta el útero, durante unos 10 días, y realiza las primeras divisiones celulares. El cuerpo lúteo mantiene con vida bioquímicamente hablando al óvulo recién fecundado. Se le conoce también como el “cuerpo amarillo”, precisamente porque es muy rico en betacaroteno.

Estas son por tanto las propiedades de la calabaza para optimizar tu fertilidad este otoño. También encontrarás betacaroteno en el boniato, la zanahoria o frutas como el melocotón, el mango o el melón.

 

La calabaza en tu dieta

¿Y cómo se introduce la calabaza en la dieta? ¡Es mucho más sencillo de lo que parece!

Una forma muy fácil, sana y fértil de consumirla es asada en el horno, simplemente trocéala y déjala hornear hasta que esté blanda y jugosa al pincharla. Para darle un sabor mediterráneo puedes aderezarla con aceite de oliva y orégano.

También puedes hacer una deliciosa crema de calabaza, combinándola con puerros y patatas. Es ideal ponerla junto con otras verduras en los potajes de legumbres o del cocido.

Pero también puedes cocinarla para acompañar un cereal como el arroz, un cuscús o la quinoa.

 

Recetas con calabaza para tu fertilidad

Para finalizar, aquí tienes algunas recetas muy fáciles que te permitirán disfrutar del delicioso sabor de la calabaza con unos originales platos:

Cuscús de calabaza, zanahorias, calabacín y albaricoques

Ingredientes:

  • Media cebolla
  • Tres dientes de ajo
  • Dos zanahorias
  • Un calabacín
  • Un buen trozo de calabaza, tanta cantidad como el tamaño del calabacín
  • Seis albaricoques secos
  • Aceite de oliva
  • Sal
  • Pimienta
  • Jengibre
  • Canela

Rehoga las verduras en aceite de oliva junto con pimienta, jengibre y canela. Añade luego garbanzos previamente cocidos y albaricoques secos troceados. Añade la sal. Añade un vaso de agua y hierve durante 15 minutos.

 

Hummus de calabaza

Ingredientes:

  • 250 gr de calabaza hervida o al vapor
  • 200 gr de garbanzos cocinados
  • 2 dientes de ajo sofritos en aceite de oliva
  • 1 cucharada de sésamo crudo o tahini
  • 1 cucharada de agua
  • 2 cucharadas de aceite de oliva
  • 1 cucharada de sal
  • Pimentón

Bate todos los ingredientes con la batidora. Se conserva en la nevera 2-3 días.

 

Mousse de calabaza

Ingredientes:

  • 200 gr de calabaza al vapor
  • 125 ml de leche de arroz o leche de almendras
  • 1 cucharada de  miel
  • ½ cucharadita de vainilla en polvo
  • ½ cucharadita de canela en polvo
  • 1 pizca de sal

Otra variación puede ser añadiendo una cucharada de cacao en polvo y otra de harina de algarroba. Bate todos los ingredientes en la batidora y sírvela.

 

Ya sabes que en miniFIV también resolvemos y tratamos cuestiones nutricionales relacionadas con tu tratamiento de fertilidad o tu embarazo. Para ello contamos con Virginia Ruipérez, que te asesorará y diseñará para ti un dieta personalizada según tus necesidades. Si quieres contactar con nosotros pide cita y resolveremos todas tus dudas.