¡Novedad! No esperes más para ser mamá, nuevos packs de pruebas disponibles
icon phone 900 053 653 User Espacio del Paciente
Consejos y recomendaciones 22 marzo 2021| By Minifiv
Comité Editorial Blog miniFIV

¿Qué debes evitar durante la implantación embrionaria?

La implantación embrionaria es la fase más decisiva para lograr el embarazo, ya sea de forma natural o mediante los distintos tratamientos de fertilidad. En el artículo de hoy vamos a explicar qué es y cuándo tiene lugar la implantación embrionaria. Además, con el objetivo de mejorar las posibilidades de implantación, enumeraremos cinco consejos sobre qué no debe hacerse durante el proceso, resolviendo dudas habituales como si es posible hacer ejercicio o mantener relaciones sexuales durante la implantación.

 

¿Qué es la implantación embrionaria y cuándo tiene lugar?

El proceso mediante el cual el embrión se adhiere al endometrio, la capa que recubre el interior del útero, se conoce como implantación embrionaria. A partir de este momento, se inicia la gestación y la formación de la placenta, encargada de la nutrición y protección del bebé. La implantación embrionaria tiene lugar cuando el endometrio está receptivo, lo que se conoce como “ventana de implantación”, con una duración aproximada de cuatro días —del día 20 al 24 del ciclo menstrual. En esta etapa, el embrión está en estadio de blastocisto y tiene alrededor de 5-6 días.

Para que se lleve a cabo la implantación embrionaria es fundamental que el endometrio tenga un grosor de entre 7 y 10 milímetros. También debe presentar un aspecto trilaminar, es decir, que puedan observarse tres capas diferentes. En los tratamientos de fertilidad, a diferencia del mismo proceso en un embarazo natural, sí es posible controlar el crecimiento del endometrio con medicación hormonal, especialmente en casos de transferencias de embriones congelados (propios o donados) y MiniOvodonación. Esta medicación suele incluir progesterona y estrógenos, aunque varía en función del tipo de tratamiento y de cada paciente.

 

Cinco hábitos perjudiciales para la implantación embrionaria

  1. Consumir alcohol, tabaco y cafeína

 El alcohol y el tabaco afectan a la función de los vasos sanguíneos, por lo que reducen las opciones de lograr la implantación embrionaria. Por su parte, aquellas mujeres que toman más de una taza de café al día (200 mg) tienen la mitad de posibilidades de quedarse embarazadas que las que consumen menos cafeína, según una investigación llevada a cabo por la Escuela de Medicina de la Universidad de Nevada.

  1. Hacer ejercicio intenso

 Aunque hacer deporte es saludable y recomendable, los especialistas aconsejan a las futuras madres evitar ejercicios de larga duración y que requieran de mucho esfuerzo (aerobic, GAP,…). Esto se debe a que el ejercicio de alta intensidad podría estimular las contracciones uterinas. También podrían reducirse los niveles de progesterona, una hormona que contribuye a que el embarazo se desarrolle adecuadamente. Actividades como caminar y practicar yoga son buenas alternativas para mantenerse en forma y sentirse bien.  

  1. Someterse a altos niveles de estrés

Los niveles altos de cortisol, conocida como la hormona del estrés, pueden alterar la ovulación, la fecundación y también la implantación embrionaria. Por tanto, estar lo más tranquila posible es fundamental para mejorar las posibilidades de implantación. Debes estarlo especialmente los días posteriores a la transferencia embrionaria, puesto que el embrión se implanta entre 2 y 4 días después. En determinados casos, el apoyo psicológico puede ser útil para afrontar el proceso de la mejor forma posible.

  1. Frecuentar espacios con temperaturas extremas

Saunas, jacuzzi y actividades que aumenten la temperatura corporal pueden ser perjudiciales para las mujeres que deseen quedarse embarazadas. Se recomienda no exponer al cuerpo a un calor excesivo durante largos periodos de tiempo y, en general, evitar temperaturas superiores a los 40 grados, además de no situarse en el punto de salida del agua caliente y hacer descansos cada 10 o 15 minutos. 

  1. Dejar de mantener relaciones sexuales durante la implantación

 Según un estudio clínico referenciado por la revista médica Reproducción Asistida ORG, mantener relaciones sexuales durante la implantación embrionaria ayuda a lograr el embarazo. Los resultados de la investigación, a partir de 400 ciclos de fecundación in vitro (FIV) con estimulación ovárica y 200 ciclos con transferencia de embriones congelados, determinaron que aquellas parejas que habían mantenido relaciones durante el tratamiento de fertilidad lograron aumentar en un 50 % la tasa de éxito de implantación embrionaria. La causa, concluyó esta investigación, fue la presencia de espermatozoides en el aparato reproductor de la mujer. Esto en efecto favorece el desarrollo y la implantación embrionaria. Por tanto, tener relaciones sexuales durante la implantación contribuye de forma positiva a la posibilidad de quedarse embarazada.

 

Si deseas más información sobre tratamientos de fertilidad o alimentación para favorecer la implantación embrionaria, en nuestra clínica miniFIV estaremos encantados de asesorarte. Somos pioneros en tratamientos con estimulación suave y contamos con la colaboración de Virginia Ruipérez en el departamento especializado en nutrición fértil. Te ayudará a crear una dieta personalizada que se adapte a tus necesidades. Además, también te ofrecemos apoyo psicológico para que puedas gestionar mejor tus emociones durante el proceso de lograr el embarazo. Puedes solicitar tu primera visita gratuita con nosotros en el 900 053 653 o mediante nuestro formulario de contacto.

Descarga guía nutrición y fertilidad Minifiv