Nutrición fértil 9 junio 2021| By Minifiv

Los germinados: vida en estado puro para tu fertilidad

Hoy, dentro de nuestro apartado dedicado a la Nutrición Fértil, nuestra especialista Virgina Ruipérez, creadora del Método Naturista de Fertilidad, nos habla de los germinados. Son pequeñas dosis altamente concentradas de vitaminas y nutrientes, muy versátiles para preparar todo tipo de platos y por lo tanto para introducirlas en nuestra dieta. Os explicamos cómo consumirlos, cómo prepararlos e incluso cómo podéis tener un pequeño huerto en casa para autoabasteceros.

¿Qué es un germinado?

Un germinado es una semilla germinada, como los brotes de alfalfa que se ponen habitualmente en la ensalada. Son pequeñas plantas vivas en crecimiento, y este es su mayor valor nutricional beneficioso para la salud y la fertilidad. Son un excelente alimento biológicamente activo, ya que al germinar las semillas multiplicamos su contenido en nutrientes.

Esto se debe a que la germinación aumenta la composición nutricional en proteínas, vitaminas, minerales y enzimas activas.  Además favorece la digestibilidad de la semilla. Por eso, se podría decir que la germinación es una pre-digestión.

En la antigüedad, las germinaciones eran utilizadas para obtener alimentos frescos de emergencia, ricos en nutrientes esenciales. Aportaban vitaminas y minerales para los viajes largos y expediciones, así como en estaciones climáticas donde escaseaban los alimentos frescos o las cosechas eran escasas.

¿Cómo se obtiene un germinado?

La germinación libera la energía latente del grano, así como los gametos: óvulo y esperma formaran un ser humano.

Todas las semillas procedentes de agricultura biológica y que sean comestibles se pueden germinar: alfalfa, brócoli, cebolla, rabanito, avena, trigo, centeno, arroz, pipa de girasol, lenteja, garbanzo o guisante. Es importante saber que los germinados de legumbres tienen que hervirse. No se pueden tomar crudos, como el resto de las semillas.

Es muy buen hábito dejar a remojo las legumbres 3 días antes, cambiándoles el agua cada día para que germinen. Así aumentará su aporte mineral y proteínico. El resto de semillas germinadas se tomarán crudas en ensaladas o con otros platos. Estos no se deben exponer al calor de la cocción, ya que perderían sus vitaminas termosensibles.

Respecto a los cereales, para que se produzca la germinación, es imprescindible que sean integrales para que contengan el “germen” que hace posible la germinación.

Es muy fácil tener un pequeño huerto de germinaciones en casa, tan solo necesitas un recipiente de cristal y un plato. Es un cultivo agradable, que no necesita terreno, ni el uso de fertilizantes, está libre de plagas, es muy biológico y te hace sentir orgulloso de haberlo cultivado tú mismo.

El tiempo de germinación varía entre dos y seis días dependiendo de la temperatura y  la semilla. Por ejemplo, veréis que el proceso para la alfalfa es más rápido que para las legumbres.

Las germinaciones se pueden conservar una o dos semanas en el frigorífico, teniendo así vegetales fresquísimos, sanos y con alto poder nutritivo. Para enriquecer tus germinaciones, ponlas a la luz del día un par de horas, pero no al sol directo. Así verás cómo toman matices verdes por su vital contenido en clorofila cuando comienzan a realizar la fotosíntesis. Es entonces cuando el germinado alcanza su punto de máxima vitalidad.

Fertilidad y germinados

El agradable sabor de los germinados enriquece las ensaladas, pero también puedes preparar bebidas con jugos frescos de germinados, combinados entre otros con naranja, limón o miel.

Por todo esto te invito a comenzar a experimentar la cultura del germinado, ya que son alimentos de alta calidad biológica. Se trata de organismos vivos en pleno proceso bioquímico de crecimiento  y germinación. Son pura vitalidad, con gran aporte de nutrientes y fitoquímicos biológicamente activos que evidentemente van a proteger la fertilidad de ambos progenitores. Incluye ya en tu estilo de vida fértil a estos alimentos vivos que van directamente a optimizar tu fertilidad.

 

En miniFIV somos expertos en tratamientos de fertilidad pero también resolvemos y tratamos cuestiones nutricionales. Tan importante es la preparación al embarazo como la gestación en sí misma y por eso contamos con Virginia Ruipérez, que te asesorará y diseñará para ti un dieta personalizada según tus necesidades. Si quieres contactar con nosotros pide cita y resolveremos todas tus dudas.

 

Descarga guía nutrición y fertilidad Minifiv