¡Novedad! No esperes más para ser mamá, nuevos packs de pruebas disponibles
icon phone 900 053 653 User Espacio del Paciente
Infertilidad 30 noviembre 2021| By Minifiv
Comité Editorial Blog miniFIV

Ser padre después de un cáncer también es posible

Hablamos en muchas ocasiones de las posibilidades que tiene la mujer de ser madre después de sufrir un cáncer. Sin embargo, no solo las mujeres pueden ver cumplida su ilusión de tener un hijo recurriendo a la medicina reproductiva. Ser padre después de un cáncer es posible gracias a la reproducción asistida y concretamente a la opción de preservar la fertilidad.

Noviembre es el mes elegido para dar visibilidad a los problemas de salud mental masculina y a los cánceres de testículos y de próstata. El movimiento Movember gana adeptos cada año y desde miniFIV queremos sumarnos hablando de nuestra especialidad: la medicina reproductiva.

El doctor Alfonso Bermejo, director de la clínica, explica en cinco puntos cómo puede ayudar la medicina reproductiva a los hombres que padezcan o hayan padecido cáncer.

 

¿Cómo afecta el cáncer a la fertilidad masculina?

En este mes se habla especialmente del cáncer de próstata, que es el segundo más frecuente entre los hombres, y del de testículos, que es el más habitual entre los 20 y los 35 años.

Los tratamientos oncológicos más habituales, es decir la quimioterapia o la radioterapia, son agresivos para la fertilidad y por lo tanto pueden condicionar el deseo de ser padres más adelante. Además, el tratamiento de la enfermedad también puede conllevar una cirugía que comprometa igualmente la fertilidad, por ejemplo en el caso del cáncer de testículos.

 

¿Los hombres también pueden preservar su fertilidad?

Por supuesto y de hecho, la preserva de la fertilidad masculina es mucho más sencilla que la femenina, porque no es necesaria una medicación específica. Tampoco se necesita un plazo mínimo de tiempo del que las pacientes no siempre disponen, para obtener un determinado número de ovocitos.

Los hombres pueden criopreservar, habitualmente por masturbación, una o más muestras de semen que tendrás la misma calidad en el momento en el que se descongelen para ser utilizadas en un tratamiento de fertilidad.

 

¿Qué tratamientos pueden ayudar a ser padre después de un cáncer?

La muestra congelada del hombre puede utilizarse para cualquier tratamiento de reproducción asistida. En función de su calidad, el especialista decidirá si se procede a una inseminación artificial o a una fecundación in vitro.

La inseminación artificial se aconsejará especialmente a aquellas parejas en las que la mujer no presente problemas de fertilidad. Es una técnica sencilla e indolora que no requiere ingreso ni reposo. Consiste en introducir la muestra a través de una cánula en el interior del útero.

La fecundación in vitro se contemplará para parejas de edad más avanzada, previa valoración del especialista.

 

¿Qué garantías ofrece la preservación de la fertilidad?

En primer lugar, a los varones a los que se les diagnostica un cáncer, la preservación les aporta tranquilidad, porque saben que siempre tendrán la opción de recurrir a un tratamiento de fertilidad. Podrán ser padres, con las mismas tasas de éxito que si lo hicieran con una muestra de semen que no haya sido congelada. Esto les permite afrontar con mayor estabilidad emocional los tratamientos oncológicos.

Por otra parte, como hemos mencionado, el esperma no perderá su potencial reproductivo, independientemente de cuándo se utilice.

 

¿Cómo puede ayudar miniFIV a los hombres?

Puesto que Movember trata de concienciar sobre la importancia de la salud mental masculina y determinados tipos de cáncer, debéis saber que en miniFIV contamos con urólogos y psicólogos, que os ayudarán en distintas vertientes de la enfermedad. Si os enfrentáis a un tratamiento oncológico y queréis ser padres, podéis contactar con nosotros y os asesoraremos sobre los pasos a seguir. Llamadnos o dejadnos vuestros datos y os agendaremos una primera visita para resolver todas vuestras dudas.