¡Novedad! Financiación hasta en 24 meses sin intereses ni comisiones. Más info aquí

icon phone 900 053 653 icono Espacio del Paciente Minifiv Espacio del Paciente
Fertilidad 2 noviembre 2022| By Minifiv
Comité Editorial Blog miniFIV

Movember: hablamos de cáncer de testículo y próstata

El cáncer de testículo y el de próstata afectan a hombres de edades diferenciadas, con una incidencia claramente superior del segundo. El movimiento Movember (la contracción de moustache + noviembre) se consolida año tras año como el momento de dar visibilidad a estos y otros problemas que afectan a los hombres. Un bigote simboliza durante este mes la lucha por la salud mental masculina, la prevención del suicidio y los cánceres de testículo y próstata.

Hoy hablaremos de estos dos últimos, de sus síntomas y consecuencias para la fertilidad. También explicaremos cómo la reproducción asistida puede ser la respuesta para todos los afectados que deseen tener un hijo. Nos sumamos así a Movember.

Cáncer de testículo: síntomas

El cáncer de testículo representa el 1% de los tumores detectados en hombres. No obstante, es el más frecuente entre los adultos de entre 20 y 35 años, afectando por lo tanto a varones en edad fértil.

Suele desarrollarse a partir de células procedentes de los gametos y se manifiesta generalmente en un solo testículo, aunque no es imposible que afecte a los dos.

Estos son algunos de los síntomas del cáncer testicular:

  • Notar un testículo hinchado, con dolor o sin él
  • Cambio en la morfología o aumento del volumen en un testículo
  • Sensación de pesadez o dolor en el escroto
  • Calambres o malestar en el bajo vientre
  • Sensibilidad o hinchazón en el tejido mamario

Al igual que sucede con el cáncer de mama, la autoexploración es muy importante cuando se trata de detectar un posible tumor testicular. Si tienes cualquier tipo de sensibilidad, notas algún cambio o palpas una protuberancia, debes acudir inmediatamente a un especialista para que te examine.

Cáncer de próstata: factores de riesgo

Movember es también el mes del cáncer de próstata, que según los datos de la Asociación Española contra el Cáncer es el más frecuente entre los hombres. De hecho, es la segunda causa de mortalidad por cáncer masculino, después del de pulmón y el colorrectal.

La edad es el factor de riesgo más importante. En efecto, el 90% de los casos se diagnostican en hombres mayores de 65 años. Eso sí, no hay que perder de vista que a partir de los 50 años aumenta el riesgo de padecerlo. En el caso de tener antecedentes familiares la edad baja a los 45, especialmente si los que lo han padecido eran también jóvenes cuando se les manifestó.

Cáncer y fertilidad masculina

Tanto el cáncer de testículo como el de próstata pueden tratarse al igual que el resto de estas patologías, con una combinación de cirugía, radioterapia y quimioterapia, adaptándolo a cada caso específico. No obstante, la radiación y la medicación de estas terapias inciden directamente sobre la fertilidad. Esto se debe a que perjudican la producción de espermatozoides y también su calidad.

Además, determinadas cirugías también afectan a las opciones para ser padre. Por ejemplo, es frecuente la extirpación de un testículo para hacer frente a este tipo de cáncer. De modo que la producción de esperma puede reducirse y no siempre es de la calidad esperada.

Igualmente, las operaciones practicadas con motivo de un cáncer de próstata pueden provocar problemas en la erección o el eyaculado, lo que complica la obtención de un embarazo natural.

Ser padre gracias a la reproducción asistida

La solución más eficaz para poder cumplir el deseo de ser padre es, como en el caso de las mujeres, preservar la fertilidad antes de iniciar el tratamiento oncológico. Vitrificar una muestra de esperma es sencillo y garantiza que este conservará su calidad en el momento de intentar fecundar un óvulo.

Determinadas patologías requieren de una biopsia testicular para extraer los espermatozoides. Esta es una cirugía sencilla que se realiza con sedación y que permite conseguir una muestra para utilizar posteriormente en el tratamiento de reproducción asistida prescrito.

Una vez la clínica cuenta con semen vitrificado, puede llevar a cabo una inseminación artificial o una fecundación in vitro, con o sin ICSI. Esto se decidirá en función del pronóstico del paciente y su pareja.

Fertilidad en miniFIV

En miniFIV somos expertos en tratamientos de fertilidad con protocolos de estimulación suave. Estos son especialmente aconsejables cuando el problema reside en el factor masculino, tal y como ya explicamos en otro post. Si deseas que valoremos tu caso, acude a una primera visita y realizaremos un balance de fertilidad tuyo y de tu pareja. Llámanos o rellena nuestro formulario electrónico.