¡Novedad! No esperes más para ser mamá, nuevos packs de pruebas disponibles
icon phone 900 053 653 User Espacio del Paciente
Consejos y recomendaciones 11 diciembre 2020| By Minifiv
Comité Editorial Blog miniFIV

¿Es necesario tener un reposo relativo durante el tratamiento de fertilidad?

Cuando se realiza un tratamiento de reproducción asistida como la fecundación in vitro suave o miniFIV, es habitual que la paciente no tenga claro si hay que guardar reposo o no. Estas inquietudes aparecen en las primeras semanas del procedimiento, sobre todo, tras la transferencia embrionaria. A continuación, explicaremos cuándo se debe reposar durante los tratamientos de fertilidad. Os daremos recomendaciones para cada una de las etapas, y también si es necesario guardar un reposo relativo en el embarazo. También desmitificaremos algunas ideas en torno al reposo relativo en el embarazo y las relaciones sexuales.

 

¿En qué fase de los tratamientos de fertilidad hay que guardar reposo relativo? 

  1. La estimulación ovárica

 La estimulación ovárica es la primera fase de los distintos tratamientos de fertilidad. Consiste en la estimulación de los ovarios para que estos produzcan una mayor cantidad de ovocitos. Esto es gracias al citrato de clomifeno, una medicación oral y segura, y a hormonas autoinyectables. En esta etapa, se recomienda evitar ejercicios de alta intensidad y bajar el ritmo de vida: durante el proceso los ovarios aumentan de tamaño y esto puede ocasionar dolor abdominal en la paciente.

 

  1. La punción folicular

Tras la maduración de los ovocitos, se lleva a cabo la punción ovárica. Se trata de una intervención sencilla e indolora que se realiza bajo sedación. Dura alrededor de 15 minutos y el ingreso hospitalario es inferior a las dos horas. Una vez que la paciente recibe el alta, se recomienda reposo relativo el día de la intervención, especialmente, si siente molestias o si se han recuperado muchos óvulos. A partir del día siguiente, podrá seguir con su vida habitual.

 

  1. La transferencia embrionaria

Después de la punción ovárica, se procede a la fecundación del óvulo con los espermatozoides en el laboratorio y a la observación de los embriones resultantes. De esta forma, llegamos a uno de los pasos finales de los tratamientos de fertilidad: la transferencia embrionaria. Se trata de una intervención sencilla e indolora que, en este caso, no requiere de anestesia ni ingreso, por lo que la mujer podrá hacer vida normal. De hecho, según varios estudios, un reposo total tras la transferencia embrionaria no aumenta las posibilidades de lograr el embarazo.

 

  1. La beta-espera y la prueba de embarazo

Posteriormente, llega el momento conocido como la beta-espera. Es el tiempo que transcurre entre el tratamiento de reproducción asistida y la prueba de embarazo, normalmente unos 15 días después. En general, la recomendación es llevar un vida normal sin hacer esfuerzos innecesarios, y no mantener relaciones sexuales durante la primera semana después de la transferencia, para evitar contracciones uterinas. Se aconseja a la paciente afrontar la incertidumbre de estos días con una actitud positiva, y evitar el estrés y la ansiedad previos a la confirmación del embarazo. El acompañamiento psicológico en estos casos es esencial.

Reposo relativo en el embarazo 

 Después del éxito del tratamiento, la mujer embarazada vuelve a tener dudas acerca de si debe o no guardar un reposo relativo o total durante su embarazo. Varios estudios sobre riesgos en el embarazo dicen que el reposo total no prevendría el aborto espontáneo ni evitaría los embarazos múltiples o la hipertensión. Es más, y según estos mismos estudios, aumentaría otros posibles riesgos, como la formación de coágulos de sangre, el padecer ansiedad, depresión o estrés e, incluso, podría provocar un bajo peso del bebé y dificultades en el parto por falta de ejercicio de la madre.

Durante el embarazo, la mujer puede seguir con su trabajo habitual, salvo que este le provoque fatiga física o psíquica. No se deben manejar productos tóxicos ni exponerse a radiaciones. En la fase final, se recomienda reducir la actividad física. La baja durante el embarazo se puede solicitar por enfermedad (la tramita el médico del centro de salud), por riesgo laboral (la empresa) o por baja maternal voluntaria, con un total de 16 semanas, siendo seis de ellas después del parto.

 

Relaciones sexuales en el embarazo

Una de las cuestiones que más inquietan además de si es posible mantener reposo relativo en el embarazo, son las relaciones sexuales. Muchos futuros padres piensan que tener sexo durante el embarazo puede provocar un aborto espontáneo; sin embargo, esto no es cierto. Se pueden mantener relaciones siempre que no se presente sangrado vaginal, pérdida del líquido amniótico o que se tengan antecedentes de parto prematuro. El especialista recomendará evitarlo en casos en los que el cuello uterino empiece a abrirse de forma prematura (incompetencia cervical), o cuando la placenta cubra, parcial o totalmente, la abertura cervical (placenta previa).

Para resumir, lo recomendable es llevar una vida normal sin esfuerzos durante el tratamiento de fertilidad y el embarazo. Si quieres más información, en nuestra clínica Minifiv de Madrid estaremos encantados de ayudarte. Puedes solicitar tu primera visita gratuita llamándonos al 900 053 653 o dejándonos tus datos en nuestro formulario. En Minifiv somos pioneros en reproducción asistida de estimulación mínima en España y en tratamientos basados en el ciclo natural de la mujer sin necesidad de medicación. Nuestro objetivo es proporcionar a las parejas y madres solteras una alternativa diferente a la convencional, más natural para la salud. La clave radica en contar con un buen laboratorio que, con una menor cantidad de ovocitos, permita obtener las mismas tasas de éxito de embarazo que con una fecundación in vitro (FIV) convencional. En la actualidad, más de 600 bebés han nacido gracias a los tratamientos realizados en nuestra clínica.