¡Novedad! Financiación hasta en 24 meses sin intereses ni comisiones. Más info aquí

icon phone 900 053 653 icono Espacio del Paciente Minifiv Espacio del Paciente
Fertilidad 17 octubre 2022| By Minifiv
Comité Editorial Blog miniFIV

¿Influye el estrés en no poder conseguir un embarazo?

Estrés y embarazo, el eterno debate. ¿Influye el estrés en la fertilidad? ¿Debe relajarse la mujer para quedarse embarazada? ¿Afecta el estrés en la misma medida al hombre? Hoy hemos querido contar con la colaboración de Ángeles Urrea, psicóloga en miniFIV. Nos apoyamos en su Cuaderno de Emociones en Procesos de Fertilidad para reflexionar sobre esta cuestión.

Si estás en un proceso de fertilidad te aportaremos algunos argumentos para que gestiones tus emociones lo mejor posible. Y si no eres tú quien lo está viviendo pero tienes a alguien cercano que desea tener un hijo, destierra ya el mito de “cuando te relajes, te quedarás”.

¿Qué es el estrés?

En primer lugar, conviene tener claro de qué hablamos cuando nos referimos al estrés. La Organización Mundial de la Salud (OMS) define el estrés como “el conjunto de reacciones fisiológicas que prepara el organismo para la acción”. La misma entidad lo resume de esta manera en una de sus publicaciones: “Estrés significa sentirse preocupado o amenazado por la vida”.

Es aquí donde reside uno de los problemas de la sociedad actual, como explica Ángeles Urrea: “Estamos expuestos de forma continuada a información que percibimos como amenazante. Por eso nuestro cerebro reacciona todo el tiempo sufriendo continuamente respuestas de estrés. Muchas de las situaciones cotidianas las percibimos como si fuesen un peligro real, de modo que nuestro organismo se prepara para responder a dicho peligro de forma casi continuada”.

Esta manera de prepararse genera efectos tan conocidos como los trastornos de sueño, taquicardias, problemas de concentración y memoria, pérdida de pelo, altibajos emocionales, y tantos otros.

Hablamos de situaciones de estrés en el trabajo, problemas familiares, noticias confusas en el contexto actual, una sobreexposición constante a estímulos con los dispositivos móviles, los horarios, las enfermedades. No parece que vivamos un momento propicio para la paz mental.

Estrés y embarazo

En este contexto, tener problemas de fertilidad es una fuente indudable de ansiedad. Pero es difícil precisar si la infertilidad produce estrés o al revés, ¿o ambas cosas son ciertas?

“Cuando se lleva un tiempo intentando embarazo y no llega y además no tienes un diagnóstico claro, las parejas o las mujeres sienten mucha culpa porque achacan su dificultad al estrés”, explica Ángeles Urrea. No ayudan tampoco comentarios del entorno como “no lo pienses a todas horas”, “mi prima se relajó y se quedó”, o tantas frases que, aunque con buena intención, son demoledoras para quien las escucha.

“Esto en sí mismo genera mucha más ansiedad, ya que no se pueden quitar de la cabeza que deberían relajarse y claro, si pienso continuamente que tengo que relajarme, la sensación de relajación no llega”.

Infertilidad y estrés

Quizás cuando pensamos en que el estrés causa infertilidad estamos ante una falsa creencia. “Las investigaciones no son concluyentes, la mayoría muestran que la infertilidad causa estrés, pero que el estrés no necesariamente causa infertilidad”. Además, este problema no es exclusivamente de la mujer ya que, en el caso de las parejas, ambos se ven afectados por la incertidumbre, la falta de información o el pesimismo que provoca el diagnóstico.

Esto genera lo que Urrea llama “estrés crónico” y es muy perjudicial para distintos ámbitos de la salud: contracturas, úlceras, calidad del sueño… Por tanto, aunque no haya certeza de que el estrés influya directamente en las dificultades para tener un hijo (natural o con un tratamiento), es necesario combatirlo o al menos aprender a vivir con él.

Para ello, es aconsejable “adoptar estrategias activas de afrontamiento y autocuidado, preguntándote qué puedes hacer con esto que te está pasando”. Ángeles Urrea ofrece estos consejos:

  • Establece contigo misma/o un diálogo más positivo. Replantea tu formar de pensar.
  • Si sois pareja, decidid una estrategia conjunta para llevar la situación. Por ejemplo, podéis decidir a quién se lo contaréis y a quién no.
  • No huyas del problema, buscando otras cosas para evadir la mente. Es mejor informarte y saber a qué te estás enfrentando.
  • Busca situaciones placenteras que te ayuden a generar oxitocina. Una excursión, bailar, hacer deporte, charlar con amigos, mantener relaciones sexuales… Esta hormona te ayudará a controlar el estrés.
  • Busca una distribución equilibrada de tu tiempo, con actividades de calidad que te llenen.
  • La risa es un arma poderosa: con una película, un libro, una persona. Reír relaja y libera la carga emocional.

Soporte emocional en MiniFIV

En miniFIV contamos con la ayuda de Ángeles Urrea para apoyaros en el transcurso de vuestro tratamiento. A veces este genera emociones difíciles de gestionar y por eso es fundamental tener un apoyo psicológico. Si las dificultades para tener hijos te están afectado, te ofrecemos ayuda médica y emocional. Puedes contactar con nosotros por teléfono o rellenando nuestro formulario electrónico de contacto. ¡Te esperamos!