¡Novedad! Primera visita gratuita
icon phone 900 053 653
Fertilidad 13 noviembre 2020| By Minifiv

¿Por qué no me quedo embarazada?

Esta pregunta, que tantas veces surge espontáneamente en el camino hacia la maternidad, tiene respuesta. Hay razones médicas de por qué una mujer no se queda embarazada y cada día la vanguardia de las investigaciones científico-médicas dan solución a las mismas. Pero también es importante saber que el estilo de vida también influye para lograr el embarazo.  En Minifiv hace tiempo que nos fijamos el objetivo de ayudarte a mejorar la alimentación con el fin de favorecer la fertilidad y la búsqueda del embarazo.

 

Estilo de vida adecuado para el embarazo

Quedarse embarazada, la fertilidad, es una función del organismo que, como otras funciones corporales y la salud, está relacionada íntimamente con el estilo de vida. Es decir, la vida moderna va acompañada de factores que tienen un elevado grado de influencia en la fertilidad. Y esto es una muy buena noticia, ya que si realizas cambios de tu estilo de vida, mejorarás tu fertilidad y las posibilidades de lograr tu maternidad.

El factor más importante, que además es muy fácilmente mejorable, es la alimentación que influye en la fertilidad. Ya que los nutrientes que ofrecen los alimentos intervienen en todas las funciones de tu cuerpo, también en tu fertilidad, y son necesarios para que tu fertilidad funcione correctamente.

Veamos algunos ejemplos de cómo órganos esenciales para tu fertilidad, como la hipófisis, la tiroides, los ovarios y los testículos, para que funcionen correctamente necesitan unos determinados nutrientes, como vitaminas y minerales.

 

Alimentación para el embarazo

Para el óptimo funcionamiento de la hipófisis, encargada de orquestar toda la sinfonía hormonal, como la maduración de un óvulo o la producción de esperma, se precisa de vitaminas del complejo B, presente en los cereales integrales, como el arroz. En la producción de progesterona, hormona que mantiene el embarazo, es esencial el betacaroteno presente en la zanahoria, calabaza, melón o mango. En la producción de testosterona, hormona de la producción espermática, es esencial el zinc presente en la pipa de calabaza. Y para producir hormonas tiroideas por la tiroides, esencial en la fertilidad,  se precisa la presencia de yodo, cuya fuente es la sal marina. También estos nutrientes mejoran la calidad de los gametos: óvulo y espermatozoide,  la calidad del material genético que contienen y la salud de los órganos y tejidos reproductivos.

 

Cómo influye el estilo de vida en el embarazo

¿Y en que situación nos encontramos? ¿Por qué nos puede estar costando lograr el embarazo? Pues porque la alimentación actual, se caracteriza por ofrecer unos alimentos con déficits de estos nutrientes vitales para mantener la fertilidad, ya que estos nutrientes se pierden con el procesamiento de los alimentos, o directamente no comemos frecuentemente estos alimentos, con lo que aparecen déficits de estos nutrientes y, por lo tanto, la fertilidad se ve comprometida. Además, la alimentación está caracterizada por contener sustancias químicas, como pesticidas, herbicidas, conservantes y colorantes, que también afectan a la salud y a la fertilidad.

Entonces, una recomendación básica para optimizar tu fertilidad a través de tu alimentación sería elegir una alimentación sana y equilibrada, rica en nutrientes esenciales, basada en alimentos naturales, sin procesar y preferiblemente de agricultura y ganadería ecológica.

 

Otros aspectos importantes en nuestro estilo de vida

Otro factor importante es la exposición a sustancias químicas, como los plásticos, productos de limpieza o la contaminación ambiental, que se comportan como hormonas y provocan una  reducción de la fertilidad. Entonces, además de intentar evitar la exposición a estas sustancias, como estas se almacenan en el organismo es importantísimo favorecer la depuración del organismo, para favorecer la fertilidad, con recomendaciones también de alimentación, es decir, tomando verduras depurativas, como la rúcula o el brécol.

También el estado emocional tiene una gran influencia en la fertilidad, ya que el estrés, por ejemplo, afecta a la hipófisis y bloquea la fertilidad, por ello, es importantísimo que favorezcas tu bienestar emocional y mental realizando aquello que te relaje, como practicar disciplinas como el yoga, regalarte un masaje, disfrutar de la familia y las amistades, y salir al campo o al teatro.

 Por último, y a modo de despedida y también como motivación para ir progresivamente cambiando tu estilo de vida hacia un modelo más fértil, decirte que la búsqueda de la maternidad es un momento privilegiado para aprender y mejorar cómo favorecer también junto con la fertilidad, la salud y el bienestar.