¡Novedad! Primera visita gratuita
icon phone 900 053 653
Clínica minifiv 20 noviembre 2020| By Minifiv

Mini FIV después de los 40, ¿es posible?

A partir de los 40 años, la cantidad y calidad de óvulos se reduce de forma significativa, lo que conlleva dificultades para que la mujer logre el embarazo de forma natural. Sin embargo, en la actualidad, ser madre en edad avanzada es posible gracias a los tratamientos de reproducción asistida. Entre ellos destaca la mini FIV, una alternativa más suave y natural que la fecundación in vitro (FIV) convencional. Los profesionales recomiendan especialmente mini FIV a mujeres con baja reserva ovárica y en edad avanzada. A continuación, explicaremos en qué consiste el tratamiento, qué ventajas tiene y los pasos de los que consta esta técnica. En la clínica Minifiv somos pioneros en tratamientos con estimulación ovárica suave en España. En Minifiv estaremos encantados de ayudarte a cumplir tu sueño de formar una familia.

La mini FIV, una alternativa para lograr el embarazo

La reserva ovárica hace referencia el número de óvulos que la mujer tiene disponibles en un momento concreto de su vida. Por tanto, es un dato determinante para conocer el estado de su fertilidad. Una mujer con una reserva ovárica adecuada (entre 6 y 10 folículos) tiene más posibilidades de conseguir el embarazo de forma natural, especialmente en torno a los 20 y 30 años. Es a partir de los 35 años cuando se reduce la calidad ovocitaria y, más significativamente, a partir de los 40 años. Aunque lograr el embarazo natural en edad tardía es posible, este puede implicar complicaciones. Entre ellas pueden darse abortos espontáneos o riesgos de anomalías en el bebé. Para evitarlo y lograr un embarazo saludable, la mejor opción en casos de baja reserva ovárica y edad avanzada es recurrir a tratamientos de fertilidad como mini FIV.

 

¿En qué consiste la técnica mini FIV y qué ventajas tiene?

Mini FIV es el tratamiento de reproducción asistida más natural y menos agresivo para la mujer. La principal ventaja de esta técnica respecto a la fecundación in vitro (FIV) convencional es que se reducen hasta en un 60 % las dosis de hormonas y en un 80 % los pinchazos que derivan de la medicación. Además, de esta forma el procedimiento es más corto y, por tanto, más económico. La base de mini FIV es el citrato de clomifeno.

Esta es una medicación segura que se administra por vía oral y en bajas dosis para ayudar a que la mujer produzca su propia hormona foliculoestimulante (FSH), responsable del desarrollo de los folículos ováricos y de regular el ciclo menstrual. El objetivo de este método es lograr obtener entre 3 y 5 ovocitos de máxima calidad para llevar a cabo la fecundación. Las tasas de embarazo son muy altas y, además, se reduce el riesgo de síndrome de hiperestimulación ovárica (SHO) y otros efectos secundarios.

 

Pasos del tratamiento mini FIV

El tratamiento mini FIV se inicia con una ecografía vaginal a la paciente durante los primeros días del ciclo. De esta manera, el ginecólogo verifica que todo está correcto. Si el resultado es positivo, se realiza la estimulación ovárica suave con la administración del citrato de clomifeno para que el ovario produzca más ovocitos que en el ciclo normal. En algunos casos, puede requerirse de una medicación hormonal autoinyectable, pero siempre en dosis más bajas que en la fecundación in vitro (FIV) convencional.

En esta fase, la paciente deberá acudir regularmente a la clínica para llevar un seguimiento mediante controles ecográficos. El especialista determinará así el momento idóneo para proceder a la extracción de los óvulos. Para ello, se analizarán los niveles de estradiol y progesterona de la mujer, y medirá el tamaño final de los folículos ováricos.

Una vez que los ovocitos alcancen el tamaño adecuado (entre 16 y 18 mm de diámetro), la paciente se administra la última medicación, inyectada o inhalada, para conseguir la maduración final de los óvulos. Estos se extraerán mediante la punción ovárica entre las 36 y 40 horas siguientes, antes de que tenga lugar la ovulación natural de la paciente. Es una intervención sencilla e indolora de 20 minutos. Se lleva a cabo bajo sedación y solo requiere de 2 o 3 horas de ingreso hospitalario.

Posteriormente, los óvulos obtenidos se fecundan en el laboratorio con los espermatozoides de la pareja o de un donante, y se mantienen en cultivo entre 2 y 6 días. De esta forma, se selecciona el mejor embrión y se realiza la transferencia al útero materno. Esta no requiere de anestesia ni ingreso. Finalmente, pasados 10 o 12 días, la mujer ya se puede hacer la prueba de embarazo.

La clínica Minifiv

Si estás interesada en recibir más información sobre la mini FIV o cualquier otra técnica de reproducción asistida, en nuestra clínica Minifiv estudiaremos tu caso de forma personalizada y te asesoraremos para que puedas cumplir tu sueño de ser madre. Puedes ponerte en contacto con nosotros llamándonos al teléfono 900 053 653 o dejándonos tus datos en nuestro formulario para solicitar tu primera visita gratuita a la clínica Minifiv.

Ofrecemos a nuestras pacientes servicios de la máxima calidad y garantía y, para ello, contamos con un gran equipo de profesionales especializados en las distintas áreas del ámbito reproductivo. También disponemos de las mejores instalaciones y un laboratorio propio con la tecnología más avanzada. Además, todos nuestros tratamientos tienen una financiación hasta en 12 meses sin intereses y sin comisión de apertura. Si lo deseas, puedes leer opiniones reales de nuestras pacientes y ver el documental Minifiv: 7 años creciendo contigo.