¡Novedad! Primera visita gratuita
icon phone 900 053 653
Consejos y recomendaciones 3 febrero 2021| By Minifiv

¿Es posible mantener relaciones sexuales durante el tratamiento de fertilidad?

A la hora de realizarse un tratamiento de fertilidad como la fecundación in vitro suave (miniFIV), es normal que las parejas tengan dudas sobre si es posible o no tener relaciones sexuales durante el tratamiento de fertilidad. A continuación explicaremos qué recomiendan los especialistas sobre las relaciones sexuales durante un tratamiento de reproducción asistida. También te informaremos sobre qué significa un leve sangrado después de las relaciones sexuales. Y por último, si es recomendable o no tener sexo durante el embarazo.

 

¿Qué dicen los especialistas sobre las relaciones sexuales durante el tratamiento de fertilidad?

Algunos de lo estudios consultados sobre la conveniencia o no de mantener relaciones sexuales durante el tratamiento de fertilidad recomiendan evitar el sexo en fases concretas del procedimiento: antes de la punción ovárica (momento en el que se obtienen todos los ovocitos disponibles) o de la transferencia embrionaria (la fase final de los métodos de reproducción asistida). Esto se debe a la posibilidad de rotura de los folículos ováricos después de la estimulación ovárica (la primera fase del tratamiento), que puede ocasionar dolor o sangrado después de mantener relaciones sexuales. Por el contrario, existen otros estudios y especialistas que consideran que las relaciones sexuales antes y después de la transferencia del embrión podrían incrementar las posibilidades de lograr el embarazo. Entonces, ¿es posible o no mantener relaciones sexuales durante un tratamiento de fertilidad?

Un estudio clínico mencionado por la revista médica certificada Reproducción Asistida ORG sobre la transferencia embrionaria y las tasas de implantación parece tener la respuesta. Los datos obtenidos se elaboraron a partir de 400 ciclos de fecundación in vitro (FIV) con estimulación ovárica y 200 ciclos con transferencia de embriones congelados. De entre todos ellos, la mitad mantuvo relaciones sexuales, tanto antes como después de la transferencia, mientras que el resto se abstuvo. Los resultados determinaron que aquellas parejas que habían mantenido relaciones durante el tratamiento de fertilidad lograron aumentar en un 50 % la tasa de éxito de implantación embrionaria. Por tanto, parece ser que mantener relaciones sexuales no solo no es perjudicial, sino que es beneficioso para lograr el embarazo. Esto es debido a que la presencia de espermatozoides en el aparato reproductor femenino favorece el desarrollo y la implantación del embrión. Además, contribuye a un mayor bienestar de la pareja a nivel psíquico y emocional.

Sangrado después de la implantación embrionaria: ¿es normal?

Tras finalizar el tratamiento de fertilidad, algunas mujeres pueden presentar un leve sangrado. Este es conocido como sangrado de implantación, porque tiene lugar como consecuencia de la implantación del embrión, que suele producirse en torno al séptimo u octavo día de desarrollo embrionario. Se trata, por tanto, de un síntoma de embarazo, donde el embrión invade y se adhiere al endometrio. Para ello, rompe los vasos sanguíneos para permitir el intercambio con la sangre materna mediante la placenta y el cordón umbilical. Esa rotura es la responsable de que se produzca ese sangrado que, por lo general, suele ser leve y puntual. En cuanto a su duración, puede durar de unos días o una semana. En cualquier caso, siempre es recomendable consultar con el médico especialista para que estudie tu caso.

 

¿Se pueden mantener relaciones sexuales durante el embarazo?

A partir del resultado positivo de la prueba de embarazo, se pueden seguir manteniendo relaciones sexuales con total normalidad. Esto es así ya que estas no afectarán al desarrollo del embrión. No obstante, hay algunos casos concretos en los que no se recomienda mantener relaciones sexuales, como puede ser la pérdida del líquido amniótico (el líquido que rodea al bebé) o si existen antecedentes de parto prematuro (nacimiento del bebé antes de las 37 semanas). Asimismo, se deben evitar las relaciones sexuales en casos de insuficiencia del cuello del útero (una afección que hace que el útero se dilate de forma prematura) o de placenta previa (cuando la placenta cubre parcial o totalmente la abertura cervical). Por tanto, siempre que exista alguna de estas situaciones previas, se recomienda consultar al médico especialista y seguir sus indicaciones.

 

En nuestra clínica miniFIV de Madrid, como especialistas en reproducción asistida, estaremos encantados de ayudarte si deseas cumplir tu sueño de formar una familia. Puedes solicitar tu primera visita gratuita llamándonos al 900 053 653 o dejándonos tus datos en nuestro formulario de contacto. En miniFIV creemos en la naturalidad y la estimulación ovárica personalizada con bajas dosis de medicación. Somos la única clínica especializada en tratamientos con estimulación suave en España. Gracias a estos tratamientos, hemos ayudado al nacimiento de más de 600 bebés. Contamos con un equipo de profesionales comprometidos con su trabajo. Les avala una gran experiencia en las distintas especialidades del ámbito reproductivo (ginecología, embriología, urología y andrología). Nuestro objetivo es ofrecerte servicios de la máxima calidad con todas las garantías para que logres el embarazo con éxito.