¡Novedad! No esperes más para ser mamá, nuevos packs de pruebas disponibles
icon phone 900 053 653 User Espacio del Paciente
Fertilidad 9 marzo 2021| By Minifiv
Comité Editorial Blog miniFIV

«Yo ni sabía lo que era la endometriosis, mi máxima prioridad era ser madre»

Lo difícil se consigue; lo imposible se intenta. Esta es la frase que Beatriz (nombre ficticio) se sigue recordando a si misma todos los días, y de hecho este podría ser el resumen de su caso, una historia de determinación y superación con final feliz. Esta semana dedicamos una atención especial a la endometriosis, esa mal llamada “enfermedad silenciosa” que en realidad es todavía una gran desconocida. De hecho, se calcula que un 10% de mujeres sufren endometriosis, pero muchas de ellas no lo saben todavía.

Hoy queremos compartir el testimonio de una de nuestras pacientes, que nunca había oído hablar de la endometriosis, pero a la que ni el diagnóstico ni las dificultades añadidas le restaron las ganas de ser madre.

 

¿Endometriosis? ¿Qué es eso?

Beatriz ya había realizado varios tratamientos de fertilidad sin éxito cuando, en una ecografía, el equipo médico que la llevaba en aquel momento vio una “masa” en un ovario y le diagnosticaron endometriosis. Tenía 33 años. “Yo no sabía ni lo que era eso y es cierto que nunca he tenido dolores. Sí que notaba molestias al ir al baño y algo durante la menstruación, pero ni lo asociaba a una enfermedad, ni le di importancia”. Y es que uno de los síntomas de la endometriosis son dolores o incluso sangrados que pueden producirse al orinar.

Lo cierto es que, aun después de saber que padecía endometriosis, Beatriz solo podía pensar en los muchos ciclos ya realizados, en los que se habían obtenido óvulos, pero no había llegado su deseado embarazo.

“Me habían extirpado quistes de grasa en varias partes del cuerpo. Tenía un endometrioma. También me dijeron que tenía obstruidas las trompas, pero mi máxima prioridad era ser madre. A mí lo que de verdad me preocupaba era por qué los embriones no implantaban. Por qué hacíamos transferencias una y otra vez y el resultado siempre era negativo”, explica Beatriz, que se considera una “paciente atípica” porque nunca exteriorizó angustia ni desánimo.

 

Primer contacto con miniFIV

Quizás solo Beatriz y su marido saben lo que en la intimidad habrán compartido, mirando hacia ese sueño que por momentos parecía alejarse. “Hay momentos en los que te flaquean las fuerzas porque esta es una experiencia que te absorbe mucho”, confiesa.

Después de muchos tratamientos los médicos le aconsejaron la ovodonación, algo con lo que Beatriz no contaba. Y fue entonces cuando supo que existía miniFIV y decidió ponerse en manos de nuestro equipo. “En cuanto entramos ya no quisimos buscar más. El Doctor Bermejo nunca me transmitió que mi caso fuera grave ni complicado, siempre me tranquilizó”.

 

Agotar todas las posibilidades

En miniFIV a Beatriz se le diagnosticó efectivamente un endometrioma en un ovario, pero eso no le impedía quedarse embarazada con sus propios óvulos. Tampoco se consideró que fuera necesaria una cirugía, de hecho, esta paciente continúa hoy en día realizando un seguimiento médico periódico de este endometrioma que no ha habido que extirpar.

El equipo llevó a cabo un nuevo ciclo en el que se por fin produjo un embarazo, pero fue ectópico. Tras otro ciclo más con resultado negativo, el Dr. Bermejo apuntó la posibilidad de coordinarse con un especialista en Hematología por si esa pudiera ser la clave que le permitiera por fin a Beatriz tener un embarazo que llegara a término. Y ni en ese momento ella quiso parar ni por supuesto tirar la toalla. “Yo quería ser madre y hubiera hecho cualquier cosa, quería agotar todas las posibilidades”, explica con una seguridad aplastante.

Y por fin llegó el positivo, hace ahora cuatro años. Tras detectar una anomalía en la coagulación de la sangre y prescribir un tratamiento, Beatriz pudo ver una beta positiva y fue contando semanas, primero con miedo, pero tratando de disfrutar cada minuto de una experiencia que recuerda con muchísima felicidad. “Cuando se tienen tantas ganas de ser madre, no hay palabras, esta experiencia hay que vivirla.”

 

Hay que intentarlo siempre

A Beatriz le hemos pedido un mensaje para las pacientes que sufren endometriosis y que quieren ser madres. Además de enviarles ánimos porque sabe bien lo dura que puede llegar a ser la espera, transmite dos máximas que fueron fundamentales en su experiencia.

“Hay que encontrar a las personas adecuadas y seguir adelante. Yo tuve la suerte de cruzarme en mi camino con el mejor equipo médico para mi caso. Fue en miniFIV, tanto el equipo como las enfermeras, fue la mejor decisión que pude tomar”, recuerda.

Beatriz se considera muy afortunada por haberse puesto en manos de los expertos que le ayudaron a solucionar sus problemas para ser madre, pero la otra clave en su historia es, cómo no, la constancia. Y nos lo dice con una gran sinceridad: “Yo cuento mi historia y sé que hay personas que tienen suerte y otras no, pero desde luego hay que intentarlo. Tuve una doctora que me decía, si te digo que te vayas al Polo Norte sin ropa para quedarte embarazada, tú lo harías. Y así es. Lo tenía clarísimo.”

Desde miniFIV queremos acercaros la historia real de una mujer que, a pesar de tener endometriosis y otras complicaciones, ha podido ser mamá y no deja de insistir en la importancia de ser tenaz. Por eso, si piensas que tienes algún posible síntoma de endometriosis o quieres ser mamá y no lo consigues, o incluso si quieres plantearnos cualquier duda sobre tu fertilidad, en miniFIV te escuchamos y queremos ayudarte. No dudes en llamarnos al 900053653 o en rellenar nuestro formulario electrónico para que contactemos contigo.