¡Novedad! Primera visita gratuita
icon phone 900 053 653
ES
Fertilidad 19 agosto 2020| By Minifiv

Valoración del espermatozoide: el seminograma

 

La valoración del espermatozoide se realiza mediante una prueba denominada “Seminograma o Espermiograma”, una prueba relativamente sencilla que consiste en un test diagnóstico para la valoración del potencial fértil del varón. Para la realización de esta prueba, de cara a la recogida de la muestra, es importante cumplir con las indicaciones de los especialistas. Estas son que no deben pasar más de entre 45 minutos y 1 hora desde la recogida hasta la entrega en el laboratorio, debe mantener una temperatura similar a la corporal y la abstinencia debe ser de entre 2 y 5 días. El cumplimiento de estas recomendaciones ayuda a que el diagnóstico de los especialistas de Minifiv sea lo más concreto posible.

 

Para la valoración de la muestra se utilizan para ello técnicas de macroscopia, microscopia y tinción histológica.

Mediante las técnicas macroscópicas, en una valoración inicial, se anotan las variables de viscosidad, volumen, licuefacción, color y el pH de la muestra seminal.

Con las técnicas microscópicas, que se realizan mediante un microscopio de diferentes aumentos, se analizan:

  • Concentración de espermatozoides. Se anota el número de espermatozoides por mililitro que hay en la muestra.
  • Movilidad (o motilidad) de los espermatozoides. Se evalúa el porcentaje de espermatozoides móviles, así como el tipo de movilidad (móviles progresivos, móviles no progresivos e inmóviles).
  • Se objetiva la presencia o no de agregados de espermatozoides.
  • Leucocitos u otros restos celulares. Se anota, si hubiera, la presencia de leucocitos u otro tipo de células que pueden ser marcadores indirectos de infección.

 

La tinción histológica con diferentes técnicas (panóptico rápido, eosina-nigrosina, etc…) de una porción de la muestra nos permite valorar:

  • Morfología. Gracias a este parámetro conocemos el porcentaje de espermatozoides normales y anormales presentes en la muestra, así como el tipo de defecto que puedan presentar (cabeza, pieza intermedia, cola o mixtos).
  • Test de Vitalidad. Esta técnica se realiza cuando la movilidad de la muestra es muy baja. Nos permite discriminar entre los espermatozoides que están vivos (incluso siendo inmóviles) y los que no.

 

Una última prueba es la llamada “Capacitación espermática” o “REM” (Recuento de Espermatozoides Móviles), que se realiza cuando queremos saber cómo actuaría una muestra frente a un tratamiento de fertilidad. Esta prueba consiste en seleccionar los espermatozoides de mayor movilidad, eliminando al mismo tiempo los espermatozoides inmóviles y los restos celulares. De esta forma conseguimos que el espermatozoide adquiera la capacidad de fecundar al óvulo, que de forma natural tendría que realizarse mediante el moco vaginal.

 

Todas estas pruebas nos aportan una gran cantidad de información, la cual será comparada con los valores recomendados por la OMS (Organización Mundial de la Salud), permitiéndonos elaborar un diagnóstico inicial en el estudio del varón.