¡Novedad! No esperes más para ser mamá, nuevos packs de pruebas disponibles
icon phone 900 053 653 User Espacio del Paciente
Fertilidad 3 marzo 2021| By Minifiv
Comité Editorial Blog miniFIV

Transferencia embrionaria, ¿en ciclo natural o sustituido?

La transferencia embrionaria es uno de los pasos finales del tratamiento de fecundación in vitro o FIV en ciclo natural. En determinados casos, los médicos especialistas recomiendan congelar los embriones y aplazar la transferencia con el objetivo de mejorar la receptividad del endometrio y las posibilidades de embarazo. La transferencia de embriones congelados se puede realizar de dos formas: mediante un ciclo natural o un ciclo sustituido. En el artículo de hoy veremos en qué consiste cada una de estas técnicas, para qué mujeres está indicada cada una y, finalmente, cuáles son sus ventajas e inconvenientes.

 

¿Qué es la transferencia embrionaria y cómo se lleva a cabo?

Después de extraer los ovocitos de la mujer, estos se fecundan en el laboratorio y 1 o 2 de los embriones resultantes se transfieren al útero materno para que implanten y se inicie el embarazo. La transferencia embrionaria es un proceso rápido e indoloro que no requiere de anestesia ni de ingreso hospitalario. La paciente acude a la clínica 30 minutos antes de la intervención, con la vejiga llena para una mejor visualización del útero. El ginecólogo, con la ayuda de un catéter fino y mediante control ecográfico por vía abdominal, deposita el embrión o embriones en el útero de la mujer. Tras 10 minutos de reposo, la paciente podrá seguir con su vida normal, teniendo precaución de no hacer hacer esfuerzos innecesarios.

La transferencia de embriones congelados puede realizarse en ciclo natural o en ciclo sustituido. A grandes rasgos, la diferencia fundamental entre ambas es la forma de llevar a cabo la preparación del endometrio, la capa que recubre el interior del útero y responsable de conseguir que el embrión se implante correctamente. La transferencia embrionaria en ciclo natural aprovecha los estrógenos naturales que son liberados por el ovario, mientras que en la transferencia en ciclo sustituido los estrógenos se administran de forma artificial con fármacos. La elección de un método u otro dependerá de la presencia o no de la función ovárica, del tipo de ciclos menstruales o de las propias preferencias o antecedentes de la paciente. Lo vemos en detalle a continuación.

 

  1. Transferencia embrionaria en ciclo natural: ¿en qué consiste y en qué casos se recomienda?

 Una de las formas de llevar a cabo la transferencia embrionaria es en ciclo natural. Se trata de un tratamiento completamente inocuo, porque evita la medicación hormonal y aprovecha el crecimiento natural del endometrio. A partir del décimo día del periodo, se hace un estudio mediante una serie de ecografías de seguimiento para verificar el estado del endometrio y controlar la ovulación. De esta forma, se planifica el día de la transferencia.

Para poder realizar una transferencia en ciclo natural, las mujeres han de ser normoovuladoras, es decir, deben tener reglas regulares. Se consideran regulares cuando se producen cada 21 o 35 días y duran de 2 a 7 días.

Ventajas de la transferencia embrionaria en ciclo natural

  • Mayor naturalidad del proceso, ya que coincide con el ciclo biológico de la mujer
  • No tiene efectos secundarios
  • Es más llevadera a nivel emocional
  • Tratamiento más económico, porque se eliminan los gastos derivados de la medicación

Inconvenientes de la transferencia embrionaria en ciclo natural

  • Solo es adecuada para pacientes con función ovárica y ciclos regulares
  • Menor flexibilidad: la paciente tiene que acudir a los controles y programar la transferencia el día adecuado para la implantación

 

  1. Transferencia embrionaria en ciclo sustituido: ¿en qué consiste y en qué casos se recomienda?

Hablamos de ciclo sustituido cuando se utiliza medicación para realizar la transferencia embrionaria. Se administran a la paciente hormonas exógenas, fundamentalmente los estrógenos (que favorecen el crecimiento del endometrio) y la progesterona (responsable de facilitar la implantación del embrión). Ambos permiten llevar un control artificial del periodo para lograr mayores posibilidades de embarazo.

Según los especialistas en reproducción asistida, la transferencia embrionaria en ciclo sustituido está especialmente recomendada para las pacientes anovuladoras (aquellas en las que no se desprende ningún óvulo durante el ciclo menstrual). También se aconseja para las mujeres con ciclos irregulares (periodos impredecibles, con poca o mucha frecuencia), y con insuficiencia ovárica precoz (cuando los ovarios dejan de funcionar antes de los 40 años) o sin función ovárica.

Ventajas de la transferencia embrionaria en ciclo sustituido

  • Es un procedimiento más flexible en cuanto a los controles ecográficos
  • Permite planificar la transferencia en el momento que decida la paciente

Inconvenientes de la transferencia embrionaria en ciclo sustituido

  • Requiere mayores dosis de medicación.
  • Puede generar más ansiedad a la paciente.
  • Supone un incremento económico.

 

Si estás interesada en recibir más información sobre tratamientos de fertilidad, como la FIV en ciclo natural, en nuestra clínica miniFIV estamos a tu disposición. Somos expertos en reproducción asistida con estimulación suave sin apenas medicación y ofrecemos tratamientos personalizados con altas tasas de embarazo. Puedes ponerte en contacto con nosotros para solicitar tu primera visita gratuita dejándonos tus datos en nuestro formulario o, si lo prefieres, llamándonos al 900 053 653. Nuestro equipo médico estudiará tu caso y te ayudará a lograr tu sueño de formar una familia.