Infertilidad 14 mayo 2021| By Minifiv

Tabaco y fertilidad

El 31 de mayo se celebra el Día Mundial del Tabaco. Esta cita busca concienciar sobre los peligros que fumar supone para la salud. El consumo de tabaco está considerado prácticamente una epidemia y son muchas las campañas informativas que se vienen haciendo en las últimas décadas para frenarlo.

Desde MiniFIV queremos hablaros de la peligrosa relación entre tabaco y fertilidad. Esos cigarros que a veces no se tienen en cuenta pueden afectar seriamente al deseo de tener un hijo. Para ello, la doctora Nereida Galajares nos explica cómo fumar perjudica a la fertilidad, tanto femenina como masculina.

 

Efectos del tabaco sobre la fertilidad

Existen muchos elementos relacionados con el estilo de vida que puedan tener algún efecto sobre la fertilidad (alcohol, drogas, sedentarismo, etc.). Pero sin duda, el tabaco es el más estudiado y el más claramente asociado al empeoramiento de la función reproductiva.

Los mecanismos por los cuales los compuestos del humo del tabaco interfieren con la función reproductiva femenina son múltiples y todavía no se conocen completamente. Parece que puede alterar la movilidad de las trompas y que posee un efecto nocivo sobre la maduración ovocitaria. Incluso se ha documentado el impacto negativo del tabaco en la correcta formación del material genético que contienen dichos ovocitos.

En primer lugar, se ha visto que la infertilidad de causa femenina es un 60% superior a la observada en no fumadoras. También está documentado el aumento significativo de la incidencia de abortos espontáneos, de gestaciones ectópicas y de complicaciones durante el segundo y tercer trimestre de embarazo, sobre todo relacionadas con la función placentaria.

Disminución de la reserva ovárica

Destacar que se ha demostrado que el tabaco acelera el ritmo de disminución de la reserva ovárica, con una llegada más precoz de la menopausia (en promedio casi 1,4 años antes que en mujeres no fumadoras).  Además de disminuir la reserva ovárica cuantitativamente también empeora la calidad de los ovocitos. Esto se ha comprobado recientemente al analizar los componentes del líquido folicular de mujeres fumadoras.

En cuanto a las técnicas de reproducción asistida, se ha comprobado que las parejas en las que las mujeres son fumadoras tienen que hacer casi el doble de ciclos de tratamiento que las no fumadoras para alcanzar la misma tasa de recién nacido. Se han analizado también los ovocitos obtenidos de una FIV en mujeres fumadoras. Esto ha puesto al descubierto el impacto de los compuestos del humo del tabaco sobre la función ovárica: las dosis de medicación que se precisan para la estimulación son más elevadas y el promedio de ovocitos conseguidos en la punción es más bajo. También se ha descrito un efecto negativo del tabaquismo en la receptividad uterina, disminuyendo por tanto las tasas de implantación embrionaria en fumadoras.

Además, se ha observado que el impacto del tabaco sobre la eficacia de la FIV se observa incluso si la mujer es fumadora pasiva.

 

Tabaco y fertilidad masculina

En cuanto a la fertilidad en varones, se ha visto una reducción de la misma. Se incrementa el tiempo hasta conseguir embarazo, especialmente si el consumo es superior a 15 cigarrillos al día.  El impacto del tabaquismo en los distintos parámetros del seminograma es un tema controvertido. No obstante, en general, se observa una disminución del 20 al 30% en el volumen del eyaculado, en su concentración y en el porcentaje de espermatozoides móviles.

Los efectos del estrés oxidativo producido por los componentes del humo del tabaco pueden manifestarse con una serie de anomalías estructurales y del funcionamiento del espermatozoide. Pueden incluso aumentar la fragmentación de las cadenas de ADN y generar alteraciones en su material genético.

 

Menor calidad de los embriones

Cuando realizamos un tratamiento de FIV a una pareja en la que el varón es fumador se observa también una tasa de fecundación inferior a la media, una reducción de la calidad de los embriones y un menor porcentaje de embriones que llegan a desarrollarse hasta el estadío de blastocisto. Está descrito también un empeoramiento de los resultados del tratamiento con una menor tasa de implantación y de gestación evolutiva.

Además, más allá del impacto en la probabilidad de lograr un recién nacido, el daño en el material genético de los espermatozoides puede tener repercusión en la salud de la descendencia de varones fumadores, aumentando no solo las alteraciones genéticas, sino también la incidencia de cáncer infantil.